Devocionales

Cuando nuestros pies se enfrentan al temor

16 de diciembre de 2019
Pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! Salmo‬s 91:4 (NVI)

No estaba familiarizada con las caminatas de oración, pero de alguna manera sabía que esto era lo que necesitaba hacer.

El año pasado, al final del año escolar, sucedió un evento terrible en la escuela donde asiste mi hija. Miles de personas fueron afectadas increíblemente por esta tragedia.

Lamentablemente, estas historias trágicas siguen apareciendo en las noticias con frecuencia. Cada día salimos de nuestras casas y entramos a lugares y espacios donde sabemos que podríamos encontrarnos con actos de maldad inimaginables.

Preocupación, miedo y angustia me inundaron cuando vi que cambió en el calendario la página y me mostró que sólo faltaba una semana para el comienzo de clases.

Entonces tuve una opción, sentarme con temor o poner los pies en la fe literalmente.

Yo escogí la segunda opción.

Mientras enviaba un mensaje de texto a mi amiga Wendy, una mujer fiel, guerrera de oración y también mamá de un estudiante en esta escuela, le pregunté si se animaba a hacer una caminata de oración alrededor del campus de la escuela.

Ella se animó y le escribió a otras personas para que se unieran.

Las Escrituras no hacen referencia a las caminatas de oración específicamente, pero en 1 Tesalonicenses 5:17 somos instruidas a “Orar sin cesar” (NVI). En Josué 6 leemos acerca de cuando los Israelitas caminaron alrededor de Jericó siete veces para luego ver los muros de la ciudad derrumbarse para que ellos pudieran entrar a la tierra prometida que Dios les había dado.

Basados en el pasaje de Josué 6 y 1 Tesalonicenses 5:17 no puedo dejar de pensar que existe una conexión entre nuestros pies y nuestra fe.

En nuestra cultura fácilmente distraída, las caminatas de oración pueden convertirse en una herramienta que nos ayuda a fijar nuestra fe en una área en particular. Ya sea en una escuela, vecindario o lugar comunitario, las caminatas de oración pueden ser una forma de ayudar a enfocarnos en nuestra oración.

Entonces el domingo en la noche antes que la escuela continuara, después de este horrible acontecimiento, nos dirigimos hacia el campus de la escuela con un plan de batalla:

Oración.

Oración.

Y oración.

Hicimos copias del Salmo 91 para usarlo como nuestra guía:

Oramos para que el lugar de refugio de Dios se sintiera real en la escuela (Salmos 91:2).

Oramos por discernimiento, por ojos que vean cosas que necesitan ser vistas (Salmos 91:3).

Oramos para que el escudo de Dios sea conocido (Salmos 91:4).

Oramos por paz sobre la ansiedad que los estudiantes y los empleados pudieran sentir al regresar a la escuela (Salmos 91:5-6).

Oramos para que aquellos que claman el nombre del Señor pidiendo protección, que la puedan experimentar (Salmos 91:14-16).

Después que nuestros pies caminaron fielmente alrededor del campus de la escuela, nuestro grupo se detuvo en un círculo e hicimos una oración final, nos tomamos de las manos y declaramos una vez más la protección de Dios sobre la vecindad.

Entonces algo lindo sucedió.

Cuando dijimos Amén, una pequeña pluma blanca flotó en medio de nuestro circulo. Esto me recordó nuestro versículo del día de hoy, Salmos 91:4 y una sensación de paz se movió dentro de mí. “Pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!” No importaba lo que viniera, sabíamos que Dios estaba con nosotras.

¿Qué pasaría si, durante el descanso para almorzar, llevando a nuestros hijos al parque o haciendo algunas diligencias, usáramos ese tiempo para una caminata de oración?

Sería gratuita, rápida y no necesitarías a nadie que te acompañe, solo tendrías que escoger un lugar donde te sientas motivada a orar y hacerlo. Puedes encontrar algunos versículos que te ayudarán a orar o puedes usar Salmo 91 como guía.

Mientras tus pies están puestos en la tierra y tus oraciones suben al cielo, declara las promesas de Dios y éstas vendrán a nuestro mundo quebrantado. Habla en el nombre de Jesús una y otra vez, lee la Escritura y ten confianza en que hay seguridad y esperanza en buscar Su presencia en cualquier lugar donde la maldad ha intentado prevalecer.

Esto no nos garantiza que algo malo no vaya a volver a pasar, pero es una confianza en saber que, nuestro Dios está vigilando ese lugar, en saber que Él oye nuestras oraciones. Puede que nunca veamos de este lado lo que las oraciones puedan llegar a hacer pero las oraciones sí producen resultados. No pares de orar.

Dios mío, gracias por Tu promesa de protección. Ayúdanos a invocar Tu nombre cuando no nos sintamos a salvo o nos sintamos inquietas. Recuérdanos siempre orar donde sea que vayamos. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

1 Tesalonicenses‬ 5:16-18, Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús. (RVA-2015)

RECURSOS ADICIONALES

Bienvenidas a los devocionales Aliento para el día de hoy en español. En Proverbs 31 Ministries creemos que cuando las mujeres conocen la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Estamos bien emocionadas de poder ofrecer este recurso en español, y esperamos en un futuro poder expandir el contenido en español en nuestra biblioteca. Acompáñenos mientras caminamos junto a las mujeres que buscan saber más de la verdad de la Palabra de Dios.

REFLEXIONA Y RESPONDE

¿Cómo sería para ti hacer una caminata de oración? ¿Dónde te gustaría orar? Cuéntanos más en los comentarios de abajo.

© 2019 por Nicki Koziarz. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación