Devocionales

El coraje para continuar

24 de febrero de 2020
«Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas». Josué 1:9 (NVI)

Los patrones de tráfico cambiaban diariamente a medida que la construcción continuaba en nuestra autopista local.

El tráfico se movía libremente en ambos lados, por lo que era extraño ver una larga fila de vehículos en la entrada a la autopista, esperando ingresar al flujo de tráfico.

Desde mi asiento de pasajero, busqué una razón para el embotellamiento.

Una mujer conducía lentamente su auto por la entrada a la autopista. Luego llegó al final del carril donde se abría a la autopista, y se detuvo por completo.

No parecía haber nada malo con su auto. Y parecía que no se daba cuenta de las estridentes bocinas de los vehículos detrás de ella.

Estaba paralizada, incapaz de continuar con el nuevo patrón de tráfico frente a ella.

Mientras continuamos nuestro viaje, me pregunté cuántas personas fueron afectadas por su miedo y sus dudas y quién se perdería momentos importantes porque ella se negaba a seguir adelante. También me preguntaba cuánto tiempo le tomó reunir el coraje para avanzar en el flujo del tráfico.

Viendo su falta de voluntad para proceder debido a la confusión de la construcción, se ilustró un punto importante: dudar de tus decisiones debido a cómo parece una situación no solo detiene tu progreso, sino que causa un efecto dominó en la comunidad que te rodea.

El carril en el que se encontraba, estaba rodeado de camiones de construcción, barriles y líneas reposicionadas. Y en medio de todo eso, ella se detuvo, obstaculizando el paso de todos los que se encontraban detrás de ella, seguramente retrasándolos.

Como Dios dice en Josué 1:9, «Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas».

Es tal el alivio de saber que debido a que Dios está allí contigo, puedes proceder con confianza hacia tus objetivos y destinos, incluso cuando las circunstancias de la vida cambien.

Sí, la pérdida de trabajo, los papeles de divorcio o los niños de carácter fuerte pueden ser inesperados y pueden traer un poco de caos a tu vida, pero estos no deben detenerte por completo.

No importa cómo se vean las cosas, puedes enfrentar valientemente situaciones estresantes y los patrones de tráfico de la vida que cambian, sabiendo que Dios está a tu lado.

Así que no temas los cambios, no dudes de tus decisiones ni temas el futuro. Mejor, procede valientemente.

Dios está contigo en los cambios, las relaciones y los riesgos, siempre listo para navegar por cualquier ruta que tomes.

Querido Dios, guía mis pasos y empújame hacia adelante cuando arrastre mis pies, dude de mi habilidad o decida parar al lado del camino. Ayúdame a enfrentar con valentía cada una de las circunstancias de la vida hoy, sabiendo que estás conmigo donde quiera que vaya. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

Juan 14:27, «La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden». (NVI)

Salmo 118:5-6, Desde mi angustia clamé al Señor, y él respondió dándome libertad. El Señor está conmigo, y no tengo miedo; ¿qué me puede hacer un simple mortal? (NVI)

RECURSOS ADICIONALES

¿Quieres leer más apoyo sobre cómo ser valiente cuando es difícil avanzar? Echa un vistazo al último devocional de Tracie Braylock si te la perdiste, titulada Sentirse seguras cuando las olas de la vida amenazan inundar.

REFLEXIONA Y RESPONDE

¿Hay un área en tu vida donde estás atrapada porque el estrés de la situación parece demasiado grande?

¿Qué quieres lograr sabiendo que Dios está contigo donde quiera que vayas? ¡Comparte tus pensamientos en nuestra sección de comentarios!

© 2020 por Tracie Braylock. Derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación