Devocionales

No, no estás limitada

10 de abril de 2020
Con su poder divino, Jesús nos da todo lo que necesitamos para dedicar nuestra vida a Dios. Todo lo tenemos porque lo conocemos a él, quien nos llamó por su gloria y excelencia. 2 Pedro 1: 3 (PDT)

A veces tengo una receta y empiezo a preparar un plato fabuloso, para luego darme cuenta que me hace falta un ingrediente clave. Me decepciono al sentirme limitada a lo que hay en mi despensa, y debo resignarme a preparar simplemente algo básico.

Recientemente tuve la visión de un llamado especial para lograr en Cristo. Pero al mirar en la "despensa" de mi vida, me pareció que faltaban ingredientes claves para ello. Ingredientes que ya no estaban disponibles para mí. Me angustié y lloré por esa visión que estaba más allá de mi alcance y traté de consolarme con un plan B.

Mientras luchaba con mis sentimientos le envié un mensaje a una amiga y mentora para programar un tiempo para revisar las capas profundas y complicadas de mi vida. Mientras comíamos panqueques, huevos y tocino, me lamentaba sobre las circunstancias que me limitaban.

Ella me detuvo en seco, diciendo: «No estás limitada. Eres una hija de Dios. Satanás te dirá: "Como X no está allí, no puedes hacer Y". Todo eso es mentira. ¡No, tú no estás limitada!»

Cuidadosamente, ella me hizo reaccionar a mi perspectiva, para ayudarme a fijar mis ojos en Jesús y no en mis circunstancias. Jesús ha abastecido mi "despensa" con todo lo que necesito para vivir una vida que le agrada.

Vemos este recordatorio en el versículo clave de hoy:

Con su poder divino, Jesús nos da todo lo que necesitamos para dedicar nuestra vida a Dios. Todo lo tenemos porque lo conocemos a él, quien nos llamó por su gloria y excelencia. Así, nos dio promesas preciosas y valiosas; confiando en ellas, ustedes serán semejantes a Dios y podrán escapar del mundo, el cual será destruido a causa de los malos deseos de los seres humanos, (2 Pedro 1:3-4).

Los discípulos probablemente también lucharon con su propia visión para el futuro.

Cuando su Mesías prometido fue colgado en una cruz, ellos tal vez pensaron que les faltaba un ingrediente clave para el Reino de Dios. No podían ver más allá de la tumba. No podían entender el poder de Dios ni percibir el increíble plan que Él tenía para levantar a Jesús de entre los muertos, aplastando al enemigo con sus mentiras bajo el talón de Jesús.

¡Oh, pero al tercer día!

Necesito el poder y la compasión que fluye desde la cruz y desde el mismo corazón de Dios para afinar mi visión. Necesito descartar las mentiras que me dicen que mi Dios no me hizo a mi o a mi "despensa" lo suficientemente buenas, que tal vez Él no sea para mí, o que Dios simplemente no es suficiente.

Debo recordar que la visión que tengo para mi vida, o la forma en que veo cómo la visión se desarrolla, podría no ser la visión de Dios. Nuestras limitaciones humanas no limitan la visión de Dios. Él siempre produce una obra maestra. Solo necesito que mi corazón permanezca afianzado en lo que Él puede hacer.

Padre, gracias por el testimonio de Tu fidelidad y bondad que tengo en la cruz de Cristo. Gracias por Tu amor y compasión que llenan mi despensa con todo lo que necesito para vivir una vida que te agrade y te sirva. Perdóname por las maneras en que sabiéndolo o no, me he rebelado contra Tu verdad. Resucita la gran visión para mi vida que has creado solo para mí. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

Salmo 103: 11-13, Tan grande es su amor por los que le temen como alto es el cielo sobre la tierra. Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones como lejos del oriente está el occidente. Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. (NVI)

Efesios 3: 20-21, Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros, ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.(NVI)

REFLEXIONA Y RESPONDE

Dedica tiempo a estudiar las promesas de Dios en las Escrituras.

¿De qué manera tus circunstancias te han impedido ver la verdad ilimitada de Dios?

¡Déjanos saber de ti! Queremos recibir tus comentarios sobre el devocional de hoy.

© 2020 por Shala W. Graham. Derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación