Devocionales

¿Por qué me trajiste aquí, Dios?

22 de abril de 2020
«¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.» Isaías 43:19 (NVI)

Estaba esperando confirmación de que habíamos tomado la decisión correcta. Pero tan pronto como dimos el paso de fe, nos enfrentamos a obstáculos.

Mi esposo y yo nos encontrábamos en medio de nuestra segunda mudanza yendo de un extremo del país al otro. Habíamos orado por esta mudanza durante meses y buscamos el consejo de otros creyentes antes de seguir adelante. Le pedimos a Dios que abriera la puerta si quería que mi esposo aceptara este trabajo. Y Dios lo hizo. Pero cuando cruzamos el umbral de la puerta abierta, nos topamos con un muro.

Primero, nuestra casa no se vendía. Después, debido a un malentendido, no recibimos alojamiento temporal y vivimos en el sótano de mis suegros durante meses. Aunque estábamos agradecidos por un lugar donde vivir, el trayecto largo de una hora y media para llegar al trabajo agotaba a mi esposo. Cuando descubrimos que estábamos esperando nuestro segundo hijo, la necesidad de encontrar un lugar donde vivir se volvió crucial. Pero a pesar de nuestros esfuerzos, no teníamos una casa.

¿Qué hacemos cuando pensamos que Dios nos está guiando en una dirección determinada, pero se nos bloquea el camino? ¿Cómo seguimos actuando en fe cuando el camino es incierto? Durante esos meses en el sótano, me preguntaba si habíamos escuchado correctamente a Dios. Ciertamente las cosas no estaban resultando de la manera en que yo pensaba que lo harían.

Pero incluso en mi duda, Dios estaba trabajando. Él estaba allí, pero para verlo, tenía que ajustar mi enfoque. En lugar de mirar los desvíos, tenía que enfocarme en los atributos inalterables de Dios.

Con el tiempo, me di cuenta de que las dificultades no significan que Dios esté ausente. Significan que Él está trabajando. Su fidelidad no depende de que recibamos una respuesta específica. Fiel es lo que Él es.

A menudo, considero que la obediencia lleva a que todo vaya de acuerdo con mi plan. Estoy enfocada en ir del punto A al punto B, y me pierdo de lo que Dios ya está haciendo. Y aunque Dios quiere darnos una vida abundante, puede parecer diferente a lo que imaginamos.

En Isaías 43:19, el Señor dice: «¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.».

¿Te das cuenta de la palabra "nuevo" que aparece allí? Significa diferente a "todo lo que predecimos". Dios ha despejado el camino para nosotros. Ha preparado el camino, así como preparó el camino para los israelitas que estaban en el exilio. El problema es que tendemos a ver solo un camino para llegar al siguiente punto del trayecto.

Pero Dios ve toda la trayectoria de nuestras vidas. No sólo ve los obstáculos de hoy, sino también el camino que nos llevará a la victoria. Él ve las necesidades que pasamos por alto porque Él es un buen Padre.

Con el tiempo, vi que Dios estaba proveyendo estabilidad para mi primer hijo durante esos meses con mis suegros. Después de una gran transición, él necesitaba familiaridad. En mi enfoque de encontrar un hogar, no me di cuenta. Pero Dios sabía. Él veía cada detalle, y cuando llegó el momento, conseguimos inquilinos para nuestra casa anterior. También encontramos un lugar donde vivir cerca del trabajo de mi esposo, un lugar perfecto para nuestra familia en crecimiento.

Amigas, cuando nos dirigimos a Dios con nuestros deseos, podemos acercarnos a Él con confianza. Puede que no veamos la respuesta de inmediato, pero podemos estar seguras de que Él está trabajando. El resultado puede no ser el que esperábamos. Las habilidades de Dios van más allá de nuestra propia imaginación. Pero a menudo, en el momento en que menos lo esperamos, lo veremos obrar.

Padre, gracias por ver todas y cada una de nuestras necesidades, incluso cuando dudamos. Abre nuestros ojos para que podamos ver la forma en que trabajas cuando las cosas no van de acuerdo con nuestros planes. Sabemos que eres un pionero, y nuestra lucha es el terreno fértil que usas para hacer Tu obra más poderosa. En el Nombre de Jesús, Amén.

VERDAD PARA HOY

Proverbios 3:5-6, Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. (NVI)

 

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

RECURSOS ADICIONALES

Si queremos ver a Dios en medio de nuestras dificultades, debemos cambiar la forma en que lo buscamos. El libro nuevo de Abby McDonald, Shift: Changing Our Focus to See the Presence of God, capacita a los lectores con verdades bíblicas y pasos prácticos para ver a Dios obrando en sus vidas.

CONÉCTATE

Para más aliento para vivir una vida de fe incluso cuando nuestros pasos son inciertos, visita el blog de Abby, donde puedes inscribirte para recibir una copia gratuita de su libro electrónico, The Daughter’s Manifesto.

REFLEXIONA Y RESPONDE

¿Hay algún área de tu vida en la que oraste para que Dios te guiara, pero las cosas no resultaron como esperabas? Reflexiona sobre los momentos en que Él ha sido fiel, y las formas en que te ha rescatado en el pasado. Y, ¡comparte con nosotras en la sección de comentarios!

© 2020 por Abby McDonald. Derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Leafwood Publishers por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación