Devocionales

El suave susurro

4 de mayo de 2020
Pasado el terremoto hubo un incendio, pero el Señor no estaba en el incendio. Y después del incendio hubo un suave susurro. 1 Reyes 19:12 (NTV)

A veces me siento perdida en el ajetreo del mundo que me rodea. El sentido de urgencia en mi familia puede hacerme colapsar antes de acostarme.

Ser “mamá” de ocho niños de 6 meses a 13 años puede hacerme sentir que toda mi vida es ruidosa (lo cual es cierto) y apresurada. Los amo mucho y quiero estar completamente presente para satisfacer sus necesidades, incluso mientras hago malabares con una llamada de conferencia con mi colega y un proyecto de ciencias con mi adolescente.

Frecuentemente me encuentro pensando que necesito un "tiempo de silencio a solas con Dios" para escucharlo, sentada con una taza de café caliente, una manta acogedora y marcadores bonitos para ilustrar creativamente el verso que estoy leyendo ese día. En los días que logro escaparme para encontrar ese tiempo, ¡rara vez es silencioso!

Pero la verdad es que no necesito un momento de tranquilidad perfecto para hablar con Dios, y tú tampoco, amiga.

Cuando necesito ese recordatorio, me consuelo en esta historia de 1 Reyes. Después de que Elías derrotara a los profetas de Baal, buscó el descanso y la verdad del Señor:

—Sal y ponte de pie delante de mí, en la montaña. Mientras Elías estaba de pie allí, el Señor pasó, y un viento fuerte e impetuoso azotó la montaña. La ráfaga fue tan tremenda que las rocas se aflojaron, pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto, pero el Señor no estaba en el terremoto. Pasado el terremoto hubo un incendio, pero el Señor no estaba en el incendio. Y después del incendio hubo un suave susurro. 1 Reyes 19:11-12 (NTV).

El Señor le dijo a Elías que se parara en la montaña en Su presencia, pero Dios no vino de las formas en que Elías (o nosotras) hubiéramos esperado: en un viento, un terremoto o incluso un incendio. Llegó en un suave susurro.

En el idioma hebreo, la frase para "suave susurro" es Kol D’mama Daka, que significa "el sonido fino del silencio". Ahí es donde el Señor nos encuentra: en el suave susurro, en el silencio fino.

En lugar de esperar las condiciones perfectas para hablar con el Señor o permitirme creer que necesito un gesto grandioso para entrar en Su presencia, recuerdo Su Palabra. Puedo estar delante de Él en mi cocina mientras lavo los platos, en mi auto yendo a comprar comida, e incluso en el piso de mi armario cuando me escondo de mis hijos para tomar cinco minutos de paz y comerme una barra de chocolate. Él me encuentra allí, rodeada de las pilas de ropa y la lista de tareas del día (que se convierte en la lista de tareas del mañana), sintiéndome envuelta por la conmoción de la vida.

Si hay quietud y tranquilidad en mi corazón, podré escuchar el susurro de Dios allí.

Si podemos silenciar las voces fuertes del mundo, aquellas destinadas a distraernos y desviarnos del curso, para confundirnos o llenarnos de ansiedad y preocupación, encontraremos la paz que solo proviene de Jesús. Si podemos respirar profundamente, cerrar los ojos y apoyarnos en el Kol D’mama Daka, podemos escuchar Su suave susurro. Animándonos, guiándonos, amándonos.

No puedo evitar asombrarme de lo amoroso y amable que es el Padre. Tal vez Él escribió una historia para ti que se siente caótica y desafiante, pero incluso en medio de todo, Él siempre está ahí, listo para escuchar y listo para encontrar tu corazón ansioso con Su amor tierno y constante.

Querido Dios, ayúdanos a acercarnos a Ti. Sabemos que cualquier historia que hayas escrito para nuestras vidas es hermosa, porque es de Ti. Ayúdanos a callar las voces del mundo para que podamos entrar en el silencio fino, escuchar Tu suave susurro y que nuestros corazones se llenen de Tu paz hoy. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Salmo 84:3, Hasta el gorrión encuentra un hogar y la golondrina construye su nido y cría a sus polluelos cerca de tu altar, ¡oh Señor de los Ejércitos Celestiales, mi Rey y mi Dios! (NTV)

Santiago 4:8, Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo. (NTV)

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos Adicionales

Lo difícil no siempre es malo. Angela Braniff acepta ese mantra para ayudarla a ver la belleza en las partes inesperadas y desafiantes de la vida. El nuevo libro de Angela, Love Without Borders, narra su viaje para descubrir el propósito de Dios para su vida y cómo utilizó la adopción, la infertilidad, el fracaso y la angustia para escribir la historia de su familia imperfectamente hermosa.

Conectate

Angela y su familia te invitan a pasar tiempo con ellos a través de su canal popular de YouTube, This Gathered Nest, o conéctate en las redes sociales @thisgatherednest.

Reflexiona y responde

¿De qué maneras has permitido que el ruido y el ajetreo normal de la vida te mantengan separada de Dios?

Hoy, deja de lado la necesidad de la perfección y descansa en Su presencia. ¡Nos encantaría escuchar las formas en que has encontrado el "sonido del silencio fino" en tu propia vida! Comparte con nosotras en los comentarios a continuación.


© 2020 por Angela Braniff. Derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Harper One, an imprint of HarperCollins Publishers, por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación