Devocionales

El equilibrio laboral saludable

29 de mayo de 2020
«Los necios se cruzan de brazos, y acaban en la ruina». Sin embargo, «es mejor tener un puñado con tranquilidad que tener dos puñados con mucho esfuerzo y perseguir el viento». Eclesiastés 4:5-6 (NTV)

Sabía lo que tenía que hacer. Necesitaba sentarme en mi computadora y ponerme a trabajar. Pero no tenía muchos deseos de hacerlo. Así que decidí ir a la cocina y preparar una segunda taza de café.

Al regresar a mi escritorio, comencé a responder correos electrónicos (lo cual es más fácil), y luego publiqué una foto en las redes sociales (lo cual es más divertido). ¡Cualquier cosa para evitar el trabajo pendiente!

¿Alguna vez has experimentado esto? Hay días que pierdo el tiempo viendo avances de películas o comprando ropa en lugar de hacer mi trabajo. Pero luego hay otros días en los que trabajo demasiado. Me quedo en mi escritorio, haciendo “solo una tarea más”, a pesar de que el reloj (y mis hijos) dicen que la jornada laboral ha terminado.

Los versículos claves de hoy, escritos por el Rey Salomón destacan la tensión entre trabajar muy poco y trabajar demasiado, ese equilibrio típico entre el trabajo y la vida. Salomón presenta dos ideas sorprendentes, ambas relativas a los necios: «Los necios se cruzan de brazos, y acaban en la ruina». Sin embargo, «es mejor tener un puñado con tranquilidad que tener dos puñados con mucho esfuerzo y perseguir el viento» (Eclesiastés 4:5-6).

El primer necio no hace nada. El segundo necio hace demasiado.

La primera declaración denuncia la pereza. La segunda condena al adicto al trabajo.

El primer necio cruza sus brazos, negándose a trabajar. Es una imagen de la ociosidad. Esta es una persona que ama la comodidad más que el compromiso, la pereza más que el trabajo. Como dice en Proverbios 6:10-11 (NVI), Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos… ¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez como un hombre armado!

Hoy día quizás no diríamos que estamos cruzado de brazos. En cambio, quizás nos encontramos deslizando, presionando y escribiendo en nuestros dispositivos. Hacemos clic en anuncios y titulares atrayentes. Podríamos comenzar con el propósito de investigar y terminar en YouTube.

Por otro lado, está el necio que trabaja demasiado. Trabaja y trabaja, siempre buscando y agarrando más. Trabaja incansablemente, pero nunca será suficiente.

El consejo de Salomón es lograr un equilibrio entre la pereza y el exceso de trabajo para ganar más. Cuando Salomón recomienda “un puñado con tranquilidad” o “descanso” (RVR-1960), está hablando de una modesta cantidad de bienes o propiedades adquiridos a través de una actividad tranquila y razonable. Como escribió Salomón en Proverbios 15:16, Más vale tener poco, con temor del Señor, que muchas riquezas con grandes angustias (NVI).

No necesitamos dos puñados de cosas todo el tiempo. No es necesario que nuestros carritos de compra estén llenos hasta rebosar. Un puñado será suficiente, disfrutado  con satisfacción, tranquilidad y conciencia.

Entonces, ¿cómo podemos saber cuando estamos siendo demasiado perezosas o cuando estamos trabajando demasiado? Podemos volver al origen de la sabiduría de Salomón,  orando a Dios de una manera parecida: «Por favor Dios, concédeme sabiduría para que pueda distinguir entre lo que está bien y lo que está mal». Abramos nuestras manos a Dios, y Él nos mostrará cuándo trabajar y cuándo descansar.

Padre celestial, eres Jehová Jireh, mi Proveedor. Gracias por proporcionar mi pan de cada día. Dame la sabiduría para saber cuándo trabajar y cuándo descansar. Ayúdame a ser una trabajadora fuerte y hacedora mientras mantengo la calma , como también la salud física, espiritual y emocional. Guíame en mi trabajo y relaciones personales por el Espíritu Santo. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

1 Timoteo 6:9-10, Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores. (NVI)

Gálatas 6:9, No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (NVI)

Conectate

Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad de hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

Reflexiona y responde

¿Te identificas más con la persona que trabaja muy poco o con la persona que trabaja demasiado? ¿Qué puedes hacer esta semana para disfrutar de la cantidad adecuada de trabajo?

¿De qué manera te pone en riesgo de estar más vaga el tiempo que pasas en el celular o las redes sociales? ¿Qué puedes hacer para estar más enfocada? ¡Nos encantaría escuchar tu opinión en nuestros comentarios!

© 2020 por Arlene Pellicane. Derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación


Acerca de Proverbs 31

Proverbs 31 Ministries es un ministerio sin denominación y sin fines de lucro que busca encaminar a las mujeres a una relación personal con Cristo, con Proverbios 31:10-31 como guía.
Aprende más

Apoya a Proverbs 31 Ministries

En estos tiempos cuando el mundo quiere callar la verdad bíblica, Proverbs 31 Ministries está determinado a ayudar a las mujeres a conectarse con la Verdad de Dios como nunca antes, a través de los recursos que ofrecemos todos los días.
Contribuye