Devocionales

¿Cómo se supone que se refleje el amor a mi prójimo?

8 de junio de 2020
Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión. Mateo 5:7 (NVI)

¿Alguna vez has sentido que la injusticia, la intimidación y la violencia en nuestro mundo nunca se detendrán? El mundo de Jesús no era muy diferente al nuestro. El imperio romano tampoco fue misericordioso.

Incluso los líderes judíos también tenían serios problemas con la misericordia. Así que la gente común quedó atrapada entre el imperio romano opresivo despiadado y el establecimiento religioso cruel y corrupto.

Así que Él, quien es la misericordia plena, vino a mostrarnos una mejor manera de ser humanos. Jesús sabía que nunca podríamos dar misericordia hasta que experimentemos la misericordia divina. Si no la posees, no puedes otorgarla. Jesús, el que es la fuente infinita de la misericordia, fue enviado a la tierra para que la humanidad pudiera venir y beber las aguas vivificantes de Su misericordia.

Mientras extendía la misericordia, Jesús también nos enseñó a ser misericordiosos. En Mateo 5:7, Él dijo: Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión.

Según Jesús, las personas misericordiosas aman a su prójimo. Pero este no es un amor sentimental; este es un tipo de misericordia que se parece a la cruz de Jesús.

Jesús contó una historia sobre un prójimo improbable que mostró misericordia a un receptor improbable. La conocemos ahora como la Parábola del buen samaritano. Jesús señaló que cuando un hombre yacía al costado del camino, aferrado a la vida, un sacerdote judío y un levita descendieron de Jerusalén, lo vieron y no le ofrecieron ayuda.

El equivalente en nuestra cultura sería ir a la reunión dominical y escuchar la predicación del evangelio, cantar alabanzas, recibir la Cena del Señor, compartir y bautizar a nuevos creyentes y luego ver a una persona que necesita ayuda con urgencia y no detenerte a ayudar. ¡Sin embargo, somos culpables de hacer exactamente eso!

Lo que olvidamos es que nuestra relación con Dios siempre debe hacernos extender misericordia a nuestro prójimo en necesidad. El amor no es pasar por alto el dolor. El amor es cuando la misericordia se encuentra con el dolor y el sufrimiento humano.

Lo que Jesús dice a continuación habría derribado a Su audiencia judía. Les informa que un samaritano odiado, enemigo del pueblo judío, viajaba por el mismo camino. Vio al hombre judío golpeado y ensangrentado y tuvo compasión por él.

El samaritano nos enseña mucho sobre la misericordia.

Primero, la misericordia no teme tocar el sufrimiento humano. El samaritano no evitó al hombre ensangrentado y golpeado. Más bien, entró en su sufrimiento, el cual era resultado del pecado perpetrado contra él.

En segundo lugar, la misericordia no teme cruzar las barreras étnicas, culturales y religiosas. Los propios pensamientos de un samaritano como el héroe de la historia habrían insultado a los oyentes judíos, ya que había mucho miedo y sospecha entre los grupos. Al igual que en el mundo de hoy, la falta de proximidad entre ellos creó miedo y desconfianza.

Tercero, la misericordia tiene un costo. Ayudar a los necesitados no es gratis. El samaritano misericordioso envolvió las heridas del hombre golpeado, vertiendo aceite y vino sobre ellas. Luego puso al hombre en su animal y pagó para que se quedara en una posada y que el posadero lo cuidara. En total, gastó “dos denarios” para ayudar a un hombre judío herido. Movido por la compasión, el samaritano gastó 14 días de salario en alojamiento y comida para un hombre que se suponía que era un enemigo.

Durante tanto tiempo en los círculos de cristianos, he sentido que pensamos que si solo creemos en las doctrinas correctas, estamos siguiendo a Jesús. Pero la doctrina está destinada a ser vivida, no simplemente estudiada o comentada.

Amar a tus hermanos y hermanas en Cristo a través de las líneas culturales, étnicas y generacionales, y amar a tus enemigos son las principales señales de que el reino de Dios ha llegado. Eso es vivir la buena vida en su totalidad.

¿Te imaginas lo diferente que sería el mundo si tan solo hiciéramos eso?

Padre, mientras cuento todas las formas en que has sido misericordioso conmigo, puedo estar por siempre agradecido. Que mi corazón te cante canciones de agradecimiento todos los días de mi vida y hasta la eternidad. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Efesios 2:13-14, Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo. Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba. (NVI)

Lucas 10:36-37, ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? —El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley. —Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús. (NVI)

Reflexiona y responde

La misericordia no teme tocar el sufrimiento humano. ¿Quién a tu alrededor está sufriendo? ¿Cómo puedes entrar en su sufrimiento y mostrarles amor?

¿Cómo puedes sobrepasar líneas culturales, étnicas y generacionales para amar a alguien que es diferente a ti?

¡Nos encantaría saber tu opinión! Compártela en los comentarios.

© 2020 por Dr. Derwin L Gray. Derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación