Devocionales

Tres consejos para permanecer fiel en un tiempo de zarandeo

11 de agosto de 2020
»Simón, Simón, he aquí Satanás me ha pedido para zarandearte como a trigo. Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falle. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos. Lucas 22:31-32 (RVA-2015)

¿Alguna vez has experimentado un tiempo tan difícil que temiste que tu fe se derrumbara?

El día que recibí el diagnóstico de autismo de mi hijo, algo dentro de mí se quebró. Entre lágrimas, garabatee en los bordes de mi devocional diario, No sé cómo mi fe va a sobrevivir a este golpe.

El diagnóstico marcó el inicio de un período de tres años de oscuridad. Fisuras pequeñas en mi matrimonio rápidamente se convirtieron en grietas enormes. Mentiras que había creído acerca de Dios, que aparentaban ser pequeñas, de repente se volvieron grandes. Lágrimas, temores y luchas interminables con mi Padre celestial se multiplicaron.

¿Alguna vez has experimentado algo similar?

Quizás tú también has experimentado el golpe fulminante de un diagnóstico sorpresivo o devastador.

Quizás has perdido un ser amado, y tu corazón afligido no puede asimilar el dolor.

Tal vez los meses recientes de aislamiento social, temor y agitación han pasado la factura, golpeando tu fe.

¿Dónde está Dios en toda esta oscuridad?

Como yo, podrías encontrarte en una temporada de “zarandeo” — un período de dolor profundo con el propósito divino de purificar y reforzar tu fe. En la Biblia, “zarandear” se refiere típicamente al proceso de separar el trigo de su contraparte no comestible, la cascarilla. Del mismo modo, los tiempos de purificación juegan un rol importante separando la cascarilla inútil de nuestros corazones.

No somos los primeros seguidores de Jesús en someternos a un refinamiento de este tipo. Hace siglos, el Apóstol Simón (conocido como Simón Pedro o simplemente Pedro) experimentó esto. Es más, Jesús incluso le dijo que esto vendría:

»Simón, Simón, he aquí Satanás me ha pedido para zarandearte como a trigo. Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falle. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos (Lucas 22:31-32).

Pedro se resistió a la idea que su fe alguna vez fallaría…y sin embargo, horas después de que Jesús pronunciara estas palabras, Pedro acobardado estaba ahí sentado, alrededor del fuego con extraños, ¡negando que alguna vez conoció a su Salvador condenado!

Fue su peor momento — pero como resultado, el temor, la duda y la cobardía sí fueron removidos por zarandeo. Mientras Satanás esperaba zarandear a Pedro de la historia, Dios lo fortaleció, purificó y preparó a Pedro para convertirlo en la “roca” que Cristo usaría para edificar Su iglesia (ver Mateo 16:18).

Amiga, Dios quiere hacer lo mismo contigo y conmigo. Como Pedro, podemos aprender a sobrevivir e incluso prosperar como resultado de una temporada agobiante. Mientras luchas por tu fe, aquí hay algunas cosas importantes para recordar:

1. Mantente calmada
Se siente increíblemente aterrador e inquietante cuando llega un tiempo de zarandeo, pero estas temporadas juegan un rol vital en nuestro crecimiento espiritual. ¡Las Escrituras nos dicen que son de esperarse! Al igual que Pedro, tenemos pecados, creencias y comportamientos que necesitan ser removidos.

2. Mantente conectada
Cuando nuestra fe es zarandeada, necesitamos el apoyo de la comunidad más que nunca. Jesús oró por la fe de Pedro y Sus discípulos. Asimismo, también necesitamos amigas queridas y de confianza apoyándonos en oración. Una comunidad auténtica nos ayuda a pasar por la prueba y llegar al otro lado.

3. Mantén presente la meta
Tenemos que recordar el corazón de Dios al permitir estas temporadas: Él nos está llevando a una fe más profunda, transformándonos tiernamente a través de la tristeza. Como resultado, somos equipadas para animar a nuestros hermanos y hermanas en dificultades. ¡Nunca se sabe cómo Dios usará este tiempo en tu vida para ayudar a otro!

Mi propia temporada de zarandeo, aunque doloroso, me llevó a una comunión mucho más profunda con mi Padre celestial, ¡más dulce de lo que jamás podría haber imaginado! Ahora, cuando veo esa nota garabateada en mi devocional, mi alma está en paz. Estoy eternamente agradecida por toda la “cascarilla” que Dios removió de mi corazón.

Amada, Él fielmente hará lo mismo por ti — sólo deja que Él te guíe.

Padre Celestial, gracias por amarnos lo suficiente como para purificar nuestra fe. Confesamos nuestra tendencia a dudar de Ti en temporadas difíciles. Ayúdanos a seguir luchando por nuestra fe, y sostennos por Tu gracia hasta que Tu obra en nosotras esté completa. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Job 23:10, Sin embargo, él conoce el camino en que ando; cuando él me haya probado saldré como oro. (RVA-2015)

2 Corintios 12:9a, ...pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». (NVI)

Las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos Adicionales

Sabemos que la Biblia es un gran libro y a menudo puede sentirse abrumador. Es por eso que Lysa TerKeurst, el equipo de First 5 y el equipo de Estudios bíblicos en línea se han unido para escribir un estudio ¡solo para TI! Las respuestas a tus anhelos más profundos: 40 días a través de la Biblia empieza el 7 de setiembre. ¡Obtén tu guía de estudio hoy y observa cómo puedes comprender todo el argumento de la Biblia en sólo 40 días!

¿Alguna vez observas tu vida y te preguntas si esto es lo mejor que hay? A veces cuando la vida se siente rutinaria, sucumbimos al cansancio de cada expectativa insatisfecha, sueño no cumplido y oración sin respuesta. En Yes, No, and Maybe (Sí, no, y quizás), Wendy Pope te lleva en un viaje con Pablo para descubrir nuevamente su llamado a vivir la vida inmensurable que Jesús murió para darnos. Ordena tu copia hoy.

Conectate

Visita el sitio web de Meredith Houston y ¡descarga las tarjetas imprimibles del tiempo de zarandeo (Sifting Season Truth Cards) para darte ánimo!

Reflexiona y responde

Si te encuentras en un tiempo de zarandeo, ¿qué paso puedes dar esta semana para reforzar tu fe? En los comentarios, ¡cuéntanos qué planeas hacer!

© 2020 por Meredith Houston Carr. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación