Devocionales

No temas dejar pasar a Dios

25 de agosto de 2020
Detrás y delante me rodeas, y sobre mí pones tu mano. Tal conocimiento me es maravilloso; tan alto que no lo puedo alcanzar. Salmos 139:5-6 (RVA-2015)

Recientemente, y de forma completamente inesperada, conocí a una ahijada.

Estaba en una sala de espera cuando entró una joven. ¿Has pasado por ese momento incómodo cuando alguien te reconoce, pero tú no le reconoces? Mi mente se aceleró buscando pistas de cómo nos conocíamos. Sintiéndome perdida, sonreí. Fue entonces cuando me mostró uno de mis libros que sostenía firmemente en la curva de su brazo. La abracé y la invité a sentarse conmigo.

Esta hermosa joven se encontraba en una temporada de nuevos comienzos. Recién casada, se había mudado más lejos de sus amigos y familiares. Sus ojos brillaban con lágrimas mientras compartía lo que el libro ya había significado para ella. Abrió las páginas y me mostró lo que ella tenía marcado con sus resaltadores.

Mientras hablábamos, era tan evidente que ella amaba a Dios, amaba a la iglesia y amaba Su Palabra. Ella quería, desesperadamente, complacer a Dios, y sin embargo, se encontraba congelada por la confusión. No estaba segura si escuchaba la voz de Dios, su propia voz, o — aún peor — la voz del enemigo. Resumió todas sus preguntas y miedos con una sola frase: «Me temo que dejaré pasar la voz de Dios».

¿Alguna vez has luchado con ese miedo? ¡Yo sí!

En la superficie, este miedo de “dejar pasar a Dios” suena noble, pero el tiempo me ha enseñado que el enemigo lo usa para atrapar a las personas.

Cambia el enfoque de Su habilidad para guiar, a nuestra habilidad para seguir.

Esto hace que nuestro caminar cristiano sea motivado por el miedo en lugar de estar basado en el amor y la fe. Satanás cuestiona cada movimiento que hacemos, pervirtiendo así nuestro deseo piadoso de seguir la dirección de Dios, hasta que la confusión nos atrapa en la inactividad. El enemigo nos paraliza con el miedo de hacer un movimiento equivocado. Sabe que no podemos seguir si estamos inmovilizadas.

Escucha, Jesús no está tratando de engañarte. Él no nos diría que lo siguiéramos si fuera imposible. Él hará conocer Su camino.

Ahijada preciosa: en realidad creo que, si tu corazón es puro, es imposible dejar pasar a Dios. ¿Por qué pienso esto?

Él es un blanco demasiado grande.

¿A dónde podrías apuntar y no llegar a estar en contacto con Él?
¿A dónde podrías alcanzar y no tocar alguna cosa que declare Su existencia?
¿A dónde podrías mirar y no ver las huellas de Su majestad?

Mira hacia arriba, y descubre Su maravilla en las estrellas.
Mira hacia abajo, y ve Su gloria en una flor.

Las alturas de las montañas nos recuerdan que Él es nuestra Roca de refugio.
El rugido del océano declara Su innegable poder.
El viento despierta nuestras almas a Su presencia invisible mientras susurra, «hay más».

Y si saber esto no te inspira, hay aún más noticias buenas. Tú, ahijada preciosa, estás rodeada. Nunca más imagines que hay un lugar o circunstancia donde estés sola. En Cartas a Malcolm, C.S. Lewis resalta esta verdad: “Podemos ignorar, pero no podemos esquivar en sitio alguno, la presencia de Dios. El mundo está lleno de Él. Camina a todas partes incognito”.

Ningún momento o lugar existe sin Su presencia; nunca ha habido un espacio vacío de Él — ni en tu pasado, presente o futuro.

El Rey David se deleitó en la maravilla de la presencia íntima de Dios en Salmos 139:5-7: Detrás y delante me rodeas, y sobre mí pones tu mano. Tal conocimiento me es maravilloso; tan alto que no lo puedo alcanzar. ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia? (RVA-2015)

Ahijada, si temes dejar pasar a Dios, no es necesario. Él es mucho más grande que tu miedo. Sólo fija tu puntería en Él, y empieza a moverte. Confía en Su habilidad para guiarte. Un buen pastor sabe cómo guiar a Sus ovejas, incluso cuando no están seguras a dónde se dirigen.

Jesús, a pesar de mi temor, confío en que Tú me guías. Sé que Tú corazón para conmigo es bueno. Descanso sabiendo que Tú puedes guiar mejor de lo que yo puedo seguir, y que a medida que yo elija avanzar en fe, Tú dirigirás mis pasos. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Juan 10:11a, »Yo soy el buen pastor. (NTV)

Mateo 28:20b, Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos». (NTV)

Las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos adicionales

Para más palabras alentadoras que te estimulen mientras sigues a Jesús, lee el libro más reciente de Lisa Bevere, Godmothers: Why You Need One, How to Be One.

Conéctate

Aprende más de Lisa en su sitio web, y conéctate con ella en su Facebook, Instagram y Twitter.

Reflexiona y responde

¿En qué áreas de tu vida crees que el miedo de dejar pasar a Dios está deteniéndote de lo que Él te ha llamado a hacer?

¿Cuál es el primer paso que puedes dar para avanzar a pesar de tu temor — confiando que Dios te guiará si das un paso equivocado? ¡Nos encantaría saber de ti! Comparte tus pensamientos en los comentarios.

© 2020 por Lisa Bevere. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Revell por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación