Devocionales

Respuestas que no parecen respuestas

1 de septiembre de 2020
Entonces el Señor le dijo a Moisés: —¿Por qué me pides ayuda? ¡Ordena a los israelitas que sigan adelante! Éxodo 14:15 (DHH)

Cuando me convertí a Cristo, sabía que habían profundidades en mi alma que necesitaban sanidad. Una brecha notable me separaba de la proclamada libertad encontrada en Cristo.

Podía ver esta libertad en la vida de otras personas, pero me sentía perdida en cómo obtenerla para mí. Un suave susurro en algún lugar dentro de mí dijo: «Hay más que esto».

El mundo de hoy promueve una promesa ideológica de que una "mejor versión de ti" está a un libro de distancia, a una píldora o a unas pocas sesiones de consejería . Al descubrir que esas promesas eran en vano, todavía me resultaba difícil aceptar todo lo que Jesús tenía para ofrecer.

Sentí que Dios quería que comenzara a hablar sobre cosas que había mantenido meticulosamente ocultas, y yo no quería.

Romper la barrera del sonido de mi pasado se convirtió en la cadena montañosa entre quien había sido y quién Dios me estaba guiando a ser. Mi frustración con lo que no quería hacer, mezclada con la promesa de libertad, me llevó a un lugar donde la urgencia de seguir adelante comenzó a superar mi miedo a lo desconocido de Dios.

Me quedé en silencio, esperando una respuesta del Señor que se ajustara a mi criterio de respuesta. Quería que Él me dijera exactamente qué hacer.

Siendo honesta, quería poder culpar a Dios si Su plan no salía bien.

En Éxodo, capítulo 14, los israelitas se encontraban acorralados con el desierto y el Mar Rojo tapando tres lados y el ejército de Egipto en plena persecución desde el cuarto lado. Dios respondió a las súplicas silenciosas de Moisés en Éxodo 14:15-16, Entonces el Señor le dijo a Moisés: —¿Por qué me pides ayuda? ¡Ordena a los israelitas que sigan adelante! Y tú, levanta tu bastón, extiende tu brazo y parte el mar en dos, para que los israelitas lo crucen en seco (DHH).

Adelante puede no parecer mucha respuesta. Estoy segura de que no parecía una respuesta adecuada para los israelitas cuyo destino visible hacia adelante era el Mar Rojo. La definición de adelante según Google es "en dirección hacia un lugar que se considera que está delante de otro que se toma como referencia" y "hacia adelante para avanzar, hacia una conclusión exitosa".

Una y otra vez, había clamado a Dios por una respuesta, y aquí estaba sin ninguno de los atributos que pensé que tendría. Simplemente sigue adelante y sin embargo, de alguna manera, sabía exactamente lo que Él me estaba diciendo.

Cuando Dios habla, la seguridad de Su verdad se expresa más claramente que las instrucciones más detalladas. Sus respuestas rara vez llegan como pensamos que lo harán, y rara vez tienen sentido.

Muchas veces, Dios da respuestas que no parecen respuestas. Pero creo que eso se debe a que Él está respondiendo a un clamor en nuestros corazones que ni siquiera nosotras entendemos. Él ve lo que hay al otro lado de nuestro Mar Rojo. Él está al tanto de nuestro desierto y del ataque de nuestro Egipto que se acerca.

A veces Su respuesta es: «¿Por qué clamas a mí? Sigue adelante».

Padre Celestial, Tú eres mi adelante y en Ti no hay temor. Recuérdame, Señor, en tiempos de incertidumbre, que si bien es posible que no entienda el camino en el que estoy, Tu llamado es irrevocable y Tu dirección es impecable. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Filipenses 3:14, De esta manera sigo adelante hacia la meta, para ganar el premio que Dios ofrece por medio de su llamado celestial en Cristo Jesús. (NBV)

Efesios 3:20, Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. (NTV)

Recursos Adicionales

¿Quieres leer más sobre la oración y las respuestas inesperadas de Dios a nuestras oraciones? Lee los tres devocionales a continuación:

Soltando mis expectativas, por Shala W. Graham
¿Por qué Dios no responde mis oraciones? por Lysa TerKeurst
Cuando Dios contesta la oración sin respuesta, por Tracie Miles

Reflexiona y responde

¿Tienes criterios para la respuesta de Dios a tu oración? ¿Cómo podría ese criterio limitar tu capacidad de ver Su respuesta?

¡Nos encantaría saber de ti! Comparte tu opinión en los comentarios.

© 2020 por Lorraine Edwards. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación