Devocionales

Él está siempre a nuestro lado

4 de septiembre de 2020
Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al SEÑOR su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga. Joel 2:13 (NVI)

Cuando mi hija menor aprendió a andar en bicicleta, los paseos familiares se convirtieron en un hábito recurrente en nuestra casa. Nuestro camino en el vecindario era corto y fácil y todo el mundo llegaba a casa sonriendo.

Pero pronto, mi hija menor empezó a estar disconforme. Ella creía que era lo suficientemente grande para trazar un nuevo rumbo y una cierta esquina se convirtió en el punto de contención. Ella rogaba ir a la derecha (la ruta más larga y montañosa a casa), pero nos íbamos a la izquierda (la ruta más corta y fácil). Y cuando doblamos a la izquierda, ella entonces procedía a quejarse todo el camino a casa.

Estos berrinches frustrantes continuaron hasta que, finalmente, no pude soportarlo más. No quise explicar, una vez más, porqué no iríamos a la derecha. Así que no lo hice, y la dejé ir por su propio camino ...

Cinco minutos después, «¡Mamá! Tenías razón. Mis piernas están estresadas... mi cabeza está toda sudorosa... y yo no debería haberme ido por ese largo, largo camino!»

Pensó que estaba lista. Pensó que ella sabía más. Pero la energía de sus pequeñas piernas no coincidió con el entusiasmo de su corazón. Y desafortunadamente, la única manera de llegar a casa era el largo camino que había elegido. Así que persistimos. Muchas lágrimas sudorosas fueron derramadas, tomamos descansos en la sombra y se ofrecieron empujones cuesta arriba, hasta que finalmente llegamos a casa.

No puedo evitar pensar en mí misma y todos los momentos de mi vida cuando pensé que estaba lista, o cuando pensaba que yo sabía mejor y me forjé por delante de Dios con mis planes.

Pensé que sabía lo que era mejor para mi carrera. 
Pensé en el mejor momento para planear una familia y me pareció que tenía mucho sentido.
Pensé que estaba lista para servir en ese ministerio.
Pensé que la decisión financiera cumplía todas los requisitos.

Pero me equivoqué. Al igual que mi hija, pronto me encontré en caminos de los que me arrepentí, clamando a gritos, sintiéndome "estresada", "toda sudorosa" y desesperadamente perdida.

A lo largo de la Biblia, leemos que el pueblo de Dios se desvía y se encuentra en caminos que también lamentaron. Varios profetas a lo largo del Antiguo Testamento llegaron a advertir a Israel y Judá de la condena por sus pecados, instándolos a arrepentirse.

Uno de esos profetas era un hombre llamado Joel. Hablaba con autoridad y convicción, de manera premonitoria. Pero también, hablaba de la esperanza y la gracia que se encuentra cuando uno regresa a Dios:

Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al SEÑOR su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga. (Joel 2:13)

La misma esperanza y gracia también está disponible para nosotras.

Amigas, si alguna vez nos encontramos atrapadas en medio de un mal camino que lamentamos (o tal vez ahora te encuentras atascada en uno), tenemos que recordar que no nos han dejado solas. Nuestro Padre celestial camina a nuestro lado y ¡no hay mal camino lo suficientemente grande como para separarnos de Su amor!

Por lo tanto, hagamos caso al llamado de Joel y clamemos a nuestro Señor cuando hayamos perdido el camino. Él está allí y siempre está listo para secar nuestras lágrimas y guiar nuestros corazones y pasos de regreso hacia Su gracia redentora.

Querido Señor, te alabamos por quién eres y nos sentimos honradas por Tu amor abundante por nosotras. Por favor, perdona las veces que nos hemos adelantado a Ti y para seguir nuestro propio camino. Mantén nuestros corazones cerca para que aprendamos a confiar plenamente en Tus caminos y en Tu tiempo por encima del nuestro. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Isaías 30:19, Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, ya no llorarás más. ¡El Dios de piedad se apiadará de ti cuando clames pidiendo ayuda! Tan pronto como te oiga, te responderá. (NVI)

Romanos 8:38-39, Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor. (NVI)

Conéctate

En Proverbs 31 Ministries creemos que cuando las mujeres saben la Verdad y viven la Verdad, todo cambia. Hemos escuchado las voces que piden contenido en español y firmemente creemos que el Señor traerá a las personas correctas a nuestro equipo mientras enseñamos a las mujeres a alinear sus vidas a la verdad de la Palabra de Dios.

Si tienes interés en ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud. ¡Anhelamos saber de ti!

Reflexiona y responde

Reflexiona sobre el camino que estás recorriendo actualmente. ¿Estás siguiendo la guía del Señor, o has empezado a seguir tu propio camino?

Con espíritu de oración, considera lo que puedes hacer hoy para regresar a Él. ¡Y comparte tus ideas y pensamientos con nosotras en los comentarios!

© 2020 por Corrie Gerbatz. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación