Devocionales

Dios escucha tus oraciones por tu matrimonio

14 de octubre de 2020
»Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Mateo 7:7 (NVI)

Mi esposo Rick y yo celebramos nuestro aniversario de 50 años de matrimonio el 21 de diciembre de 2019. Muchas veces nos miramos y nos preguntamos en voz alta: «¿Cómo ha pasado el tiempo tan rápido?».

Todavía recuerdo el día de nuestra boda, lleno de emoción y ansiedad. ¿Qué estábamos pensando cuando planeamos una boda esa noche tan cerca de Navidad? Bueno, esa noche era la única que la iglesia estaba disponible.

Sirviendo en el ejército de Marines en El Toro, a 10 horas en auto, Rick no había estado involucrado en todos los preparativos. Todo lo que tenía que hacer era presentarse, pero incluso eso, estaba resultando un desafío. Un soldado sirve de acuerdo a las necesidades del oficial principal, a quien le resultó gracioso negarle el permiso para ir a casarse.

Esa no fue la única razón por la que estaba nerviosa. ¿Y si Rick tuvo un cambio de corazón? ¿Y si decidió que yo no era lo suficientemente buena para él y prefería esperar a que viniera alguien mejor? Había escuchado historias de novias dejadas en el altar. ¿Rick lo pensaría dos o tres veces y decidiría cancelar todo en el último momento?

Abrumada por la culpa de los errores que había cometido, todos los cuales me hacían sentir indigna de ser su esposa, si él decidía cancelar todo, hubiera estado destrozada, pero no lo habría culpado.

Sentí una mezcla de sorpresa y alivio cuando Rick se apareció al frente de la iglesia, mirándome directamente, esperándome. Nos conocíamos desde la primaria, pero ambos habíamos pasado por mucho en los siguientes años. La vida nos había golpeado y herido a ambos de diferentes maneras. Ninguno de nosotros sabíamos el alcance total del daño o lo que estábamos recibiendo en un cónyuge.

Después de la ceremonia, la recepción confirmó nuestra unidad. Recibimos invitados, cortamos el pastel y abrimos regalos. Después, Rick y yo nos fuimos de luna de miel.

¡Oh, qué romántico! Pero no pasó mucho tiempo antes de que aparecieran las diferencias entre dos personas nuevamente unidas. Uno ahorrativo; el otro un derrochador. A uno le gustaba ir directamente del punto A al punto B, mientras que al otro le gustaba deambular y detenerse para tomar fotografías. También aparecieron las adicciones ocultas.

Otra curva de aprendizaje fue la paternidad: alegría y diversión mezcladas con pruebas y tribulaciones. Uno de los padres era un disciplinario rígido y el otro quería ser un amigo. Gritábamos y peleabamos mucho al principio y también nos reconciliamos. Éramos personas de carácter fuerte, cada uno absolutamente convencido de que su manera era la correcta. Nos acercamos al divorcio varias veces. Ambos éramos tercos y miserables, pensando que el otro era el culpable y debía cambiar.

Con el tiempo, comencé a aprender que no podía cambiar a nadie. Ni siquiera podía cambiarme a mí misma. Fue entonces cuando me dispuse a intentar cualquier cosa, incluso acercarme a Dios, para detener el dolor y la ira.

Dios escucha a Sus ovejas errantes y quejumbrosas, y supo cuándo esta novia estaba lista para escuchar y aprender.

Cuando finalmente nos dimos por vencidos y buscamos a Dios, todo cambió. Dios demostró ser fiel en mi matrimonio cuando seguí la invitación de Jesús en Mateo 7:7, »Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.

Le pedimos y Dios empezó a cambiarnos. Rick y yo comenzamos nuestras mañanas juntos, un tiempo que sigue siendo precioso. Avivamos los sueños del otro y nos ayudamos mutuamente a dar un paso de fe y tomar riesgos para lograrlos.

El evangelio de Jesucristo abrió nuestros corazones y derramó vida en nuestras almas. Siempre cuando tenía un problema, el Señor era el último al que buscaba respuestas. Ahora reconozco que Su mano amorosa estuvo sobre mí desde que nací. Siempre estuvo cerca, y todavía lo está.

En cada situación tentadora y potencialmente dañina para la vida, Dios había ofrecido una salida. Elegí no tomar la salida que me había ofrecido. Aun así, Dios nunca dejó de amarme. Y ahora que camino con Jesús, Él ha usado lo que Satanás quería para mi destrucción, para Su propósito, no solo en mi vida, sino también en la vida de los demás. Él puede hacer lo mismo por ti.

Señor, gracias por saber qué es lo mejor para mi vida. Enséñame y muéstrame la manera en que no estoy entregando todo completamente a Ti y dame la fuerza para hacerlo. ¡Quiero vivir mi vida completamente para ti! En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Lucas 9:23, Dirigiéndose a todos, declaró: —Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga. (NVI)

Como devocional patrocinado, Las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos Adicionales

Redeeming Love: The Companion Study es un poderoso estudio de seis semanas, que revela verdades bíblicas que cambian vidas, para acompañar a la clásica novela romántica cristiana, Amor redentor. Este estudio ofrece a las seguidoras antiguas y actuales, una forma significativa de explorar el mensaje del libro y profundizar en los vínculos bíblicos de la historia. Utilizando extractos de la novela y citas de las Escrituras, Francine Rivers guía a las lectoras a través del viaje de sanación del personaje principal, mostrando cómo su indignidad, miedo y vacío son finalmente intercambiados por la plenitud de conocer el amor total, redentor e incondicional de Dios. Puedes obtener tu copia aquí.

También puedes obtener más información sobre Francine Rivers y Amor redentor: una novela aqui.

Conectate

Para más aliento de Francine, conéctate con ella en su sitio web.

Reflexiona y responde

¿Cuál es un área de tu vida que necesitas entregar al Señor hoy? Escribe las áreas de tu vida que te han costado mucho entregar y ora para que el Señor te ayude. ¡Y conéctate con nosotras en la sección de comentarios!

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación