Devocionales

Cuando todo nos abruma, ¿cómo lo superamos?

28 de octubre de 2020
Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto. Jeremías 17:8 (NVI)

Muchas veces me encuentro orando dos oraciones, al estilo de una oración continua e irónica al mismo tiempo.

Dios, tengo demasiado.

Dios, ¿cuándo me vas a dar más?

Por un lado, me encuentro asfixiada, farfullando y jadeando, incapaz de respirar con todo lo que pesa sobre mis pulmones. Es como una lista pesada de tareas pendientes que se sienta en mi pecho y se niega a moverse hasta que le doy marcas de verificación infinitas.

A veces me siento como si me estuviera ahogando, sin aliento por el ajetreo de una vida sobre programada, sobre abarrotada y sobre gestionada de mi propia creación. Todo esto es demasiado. Pero es muy poco. Y ahí es exactamente cuando pido más.

Dios, ¿cuándo me vas a dar lo que tienen ellos? ¿Cuándo será mi vida como la de ellos?

Le presento mis planos a Dios, estas construcciones cuidadosamente dibujadas de una vida que he planeado. Construyo el segundo y tercer piso sobre una base que ya está inestable. Ignoro la base que está comenzando a desmoronarse bajo el peso de intentar convertirme en algo para lo que nunca fui diseñada. Miro mis planes y deseo los de otra persona, algo más grandioso, más ornamentado.

Por favor, dame menos, Dios.

Pero por favor, oh por favor, Dios, ¿cuándo me darás más?

La Biblia nos dice que nunca fuimos destinadas a vivir de esta manera, »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana» (Mateo 11:28-30, NVI)

Es tan hermoso que Jesús usara las imágenes de un yugo. Por lo general, se usaba un yugo para someter a los bueyes a la esclavitud de arar constantemente hacia adelante, impulsados siempre hacia adelante por el gran peso que llevaban sobre sus hombros, ¿te suena familiar? En Mateo 11, Jesús lo usa para representar la verdadera libertad que solo se encuentra al venir a Él para descansar. Él está diciendo que puedes dejar el peso del ajetreo, el constante giro y esfuerzo hacia el valor.

En cambio, el descanso que Él nos ofrece es más como un árbol plantado junto al agua, como dice Jeremías 17:8, “Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto”.

El árbol da más oxígeno del que necesita. Provee sombra y refugio a quienes quieran venir y sentarse a su lado por un rato. Es un lugar acogedor de pertenencia. Un respiro muy necesario para los que están cansados. Un lugar para venir y descansar nuestras almas cansadas.

Padre Celestial, desperdicio mucho tiempo tratando de ganarme mi valor en un mundo que valora la moneda pasajera de “tener más”. Lo admito, a veces trato de tomar los planes de Tus manos, creyendo que de alguna manera sé mejor. Gracias, Jesús, porque ves en mí el valor más allá de cualquiera de mis obras. Me ofreces descanso. Me amas, independientemente de lo que logre o haga hoy. Ayúdame a vivir confiando en Tu amor infalible. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

2 Corintios 12:9, pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad». Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. (NVI)

Como devocional patrocinado, Las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos Adicionales

Sin darnos cuenta, hemos dejado que el logro y el desempeño se conviertan en nuestro oxígeno. El perfeccionismo es el precio que creemos que tenemos que pagar para ocupar espacio en cualquier lugar. Nos sentimos quebrantadas y descalificadas de las historias difíciles que dejan huellas en nuestras vidas, y avanzamos cojeando en ese "nunca suficiente" en lugar de dar un paso valiente en el llamado que Dios ha puesto en nuestras vidas.

En su nuevo libro, Dirt: Growing Strong Roots in What Makes the Broken Beautiful, Mary Marantz te muestra cómo deshacerse de la vergüenza compartiendo su propia historia de redención. ¡Obten una copia hoy!

Conectate

¡Conéctate con Mary en su sitio web, escucha su podcast popular, The Mary Marantz Show, y síguela en Instagram @marymarantz!

Reflexiona y responde

¿Recuerdas una época en que te encontraste pidiéndole a Dios menos y más a la misma vez? ¿Te diste cuenta de que ya estabas abrumada, incluso cuando deseabas más de lo que tenía otra persona?

Es bueno recordar todas las veces que Dios ha provisto donde el ajetreo nunca pudo.

¡Comparte tus historias del reposo y la provisión de Dios en la sección de comentarios!

© 2020 por Mary Marantz. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Baker Publishing Group por patrocinar el devocional de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación