Devocionales

Los tocones muertos vuelven a crecer y florecen, y tú también puedes hacerlo

5 de enero de 2021
“Porque para el árbol hay esperanza; si es cortado, se renovará y su retoño no dejará de ser.” Job‬ 14:7‬ (RVA-2015)‬‬‬‬‬‬

Los árboles comenzaron en pequeñas macetas de 25 centímetros, pero después de 23 años, cada uno había crecido 5 metros de alto con una circunferencia de 2 metros. Estos cuatro acebos enormes sobrepasaban el frente de mi casa, incluso bloqueando la ventana de mi cocina.

Finalmente contraté a alguien para que los cortara todos, pero no me di cuenta de que dejarían los tocones de los árboles en el suelo. Yo, en mi ignorancia, supuse que podía cubrirlos con agujas de pino y olvidarme de ellos. Y así lo hice. Hasta que unos meses más tarde, comenzaron a aparecer pequeñas ramitas y brotes entre los montones de agujas que salían de los cuatro tocones.

Después de un poco de investigación, descubrí que a menos que se mate la raíz del árbol tratando el tocón, la lluvia y la luz del sol le devolverán la vida, y el árbol podrá empezar a crecer de nuevo. De repente me di cuenta de que mi vida era similar a esos tocones.

Después de que mi esposo de 25 años abandonara abruptamente nuestro matrimonio y nuestra familia, me sentía como uno de esos tocones — cortada tan bajo como podía ser cortada y sintiendo que la vida se había acabado. Desechada y dañada. Cubierta por la oscuridad y la desolación, preguntándome por qué Dios había permitido estas circunstancias dolorosas en mi vida. Me encontraba con el corazón roto, asustada e insegura acerca del futuro, todo porque — en un solo día inolvidable — mi vida entera se volvió patas arriba y cambió para siempre.

En las Escrituras, leemos la historia de Job y podemos preguntarnos si él sentía exactamente lo mismo. Era un hombre rico que lo tenía todo, y la vida era buena. Hasta que ya no lo fue.

Job perdió a sus 10 hijos, su ganado, sus sirvientes y su salud. Alguna vez Job fue como un enorme árbol lleno de vida pero en el transcurso de un día inolvidable, se había convertido en nada menos que un viejo tocón muerto.

Sin embargo, a pesar de las tentaciones de Satanás para derribarlo, estas pérdidas pusieron a Job de rodillas ante Dios. En lugar de volverse en contra de Dios como le aconsejaron sus amigos y su esposa, se volvió hacia Dios, aferrándose a una esperanza que parecía imposible en sus circunstancias.

Job era humano solamente, y leemos en las Escrituras sobre lo devastado y molesto que estaba, incluso maldiciendo el día en que nació. Su dolor, pensamientos y emociones eran profundos. Pero aún así, Job mantuvo su fe, y finalmente, en el versículo clave de hoy, vemos donde comenzó a hablar palabras de esperanza, creyendo que, con Dios a su lado, podría soportar estas circunstancias trágicas para crecer y florecer de nuevo: “Porque para el árbol hay esperanza; si es cortado, se renovará y su retoño no dejará de ser” (Job 14:7). Job creyó que a pesar de que había perdido todo, Dios seguía siendo Dios, y Job sobreviviría. ‬

Las circunstancias de la vida pueden sentirse tan duras, implacables y devastadoras. Ya sea que se trate de un divorcio, problemas de salud, dificultades financieras, pérdida de un ser amado, desempleo o alguna otra dificultad personal, a menudo no podemos evitar cuestionar por qué Dios permite que suframos. No podemos entender por qué nos quita las cosas que más apreciamos.

Tal vez te sientes como un viejo tocón muerto, preguntándote si podrás volver a brotar ramitas de vida y felicidad, sintiéndote desesperada y temerosa del futuro.

Sin embargo, al igual que Job, podemos decidir creer que a pesar de nuestro dolor, Dios sigue siendo un Dios bueno y podemos dejar que nuestra fe sirva de hidratación para nuestros espíritus y sea un rayo de luz para nuestras almas, para que el crecimiento y la nueva vida puedan comenzar de nuevo.

Con el tiempo, Dios restauró la salud de Job, le dio nuevos hijos, le proporcionó el doble de las propiedades que había perdido y le ofreció una vida larga y feliz. Dios también ha brindado una gran restauración en mi propia vida, y aferrarme a la esperanza es lo que me ha ayudado durante los últimos años.

Esa misma esperanza es tuya: aprovéchala.

Querido Jesús, mi alma está cansada. Tantas circunstancias difíciles me han derribado. Por favor, lléname con la paz de saber que me ves y que sigues teniendo el control, y equípame para aferrarme a la esperanza en Ti. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Romanos 15:13, Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. (NVI)‬‬‬

Salmo 39:7, Entonces, Señor, ¿dónde pongo mi esperanza? Mi única esperanza está en ti. (NTV‬‬)‬

Recursos Adicionales

Si estás pasando por una separación, un divorcio o el fin de algúna otra relación larga, o conoces a alguien que lo esté, pre-ordena hoy el nuevo libro de Tracie Miles, Living Unbroken: Reclaiming Your Life and Your Heart After Divorce, y recibe gratis cuatro recursos invaluables para ayudarte a ti o a tu ser amado a comenzar un poderoso viaje de sanidad y felicidad.

Si estás pasando por circunstancias diferentes pero te encuentras con el deseo de amar tu vida a pesar de ellas, echa un vistazo a los otros libros populares de Tracie, Love Life Again: Finding Joy When Life is Hard y Unsinkable Faith: God-Filled Strategies to Transform the Way You Think, Feel and Live.

Conectate

¿Estás buscando inspiración diaria para aferrarte a la esperanza? ¿Estás anhelando una comunidad en línea de amigas que te apoyen y animen en los momentos difíciles? Conecta con Tracie en su página de autora en Facebook o en el grupo de Facebook de Love Life Again.

Reflexiona y responde

¿Te sientes como un tocón muerto a causa de las circunstancias de la vida? ¿Cómo podrían cambiar tu perspectiva y tus emociones si empiezas a confiar en Dios y te aferras a la esperanza en Él?

¡Nos encantaría saber de ti hoy en la sección de comentarios!

© 2021 por Tracie Miles. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación