Devocionales

Aferrándonos a la esperanza

8 de febrero de 2021
Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa. Hebreos 10:23 (NTV)

Aun en los días más grises a finales del invierno, encuentro señales de esperanza en la base de un fuerte árbol de roble.

Debido a que lucho contra una forma de depresión conocida como trastorno afectivo estacional, lo último que quiero hacer en una mañana fría de febrero es aventurarme al aire libre. Preferiría permanecer abrigada con mi té caliente, la Biblia, una manta y calcetines peludos. Pero como mi perro Memphis me suplica con sus patitas por su paseo diario, me visto con ropa de invierno y le engancho su correa.

Memphis y yo paseamos por un sendero conocido donde encontramos un roble con raíces nudosas cubiertas de helechos, una imagen agradable y alumbrada comparada con las hojas secas y muertas.

Ya que las raíces de los helechos son poco profundas, éstas se adhieren a la base del árbol para fortalecerse contra los vientos fríos del norte. Sus hojas se ven delicadas; sin embargo, estos helechos son resistentes cuando son azotados por la lluvia, el hielo y la nieve. Son un testimonio de fuerza ante la inclemencia del clima.

Esos helechos que se aferran con fuerza me recuerdan a nuestro versículo clave: “Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa” (Hebreos 10:23).

En este capítulo, el escritor de Hebreos se refiere a una imagen eterna de esperanza: al Lugar Santísimo en el cielo donde podemos entrar confiadamente ante la presencia de Dios a través de la oración y recibir una nueva infusión de esperanza cada vez que la necesitemos.

Pero si eres como yo, tal vez la esperanza te haya eludido la mayor parte de tu vida. Aunque siempre he creído en Dios, pasé muchos años en modo supervivencia frente a algunos desafíos personales. Luchaba con tanta fuerza por mantenerme a flote emocionalmente, que no quedaba espacio para la esperanza. Cuando me atreví a mirar hacia el futuro, lo veía gris y con muy poco verdor.

Hace varios años, Dios comenzó a reorientar mi visión. Mediante el estudio diario de la Biblia, me mostró cuánto me amaba sin importar las mentiras que creía de mí misma. En la oficina del consejero, Él me ayudó a superar las heridas de mi pasado, sacándome del modo supervivencia. En nuevas amistades con mujeres piadosas, Él sanó mis heridas causadas por relaciones quebrantadas. Entonces Dios me mostró cómo prosperar en la oración, usando la esperanza en Sus promesas como mi ancla.

Así como los helechos pequeños se aferran a un árbol mucho más grande para fortalecerse, he aprendido a aferrarme a Dios cuando necesito esperanza. Él siempre está esperándome en mi lugar de oración, deleitándose al envolverme con el abrazo de Su presencia. Renueva mi visión con gran esperanza, la cual verdea con vida abundante en cada situación.

A veces imagino que Dios plantó esos helechos en la base del roble solo para mí. Él los usa para recordarme que debo llenar mi mente con la verdad de Su Palabra cada día.

Dios quiere que me deleite en la esperanza que representan... la promesa de la primavera incluso en los días más fríos. Él usa los helechos para dirigir mi alabanza hacia Él, Aquel que usa lo que Él quiera para acercarnos más y darnos una nueva esperanza.

Dios Padre, te alabo por darme señales de esperanza en esta temporada. Señor, abre mis ojos para poder verlas. Ayúdame a aferrarme firmemente en la esperanza de Tus promesas cuando me sienta tentada a preocuparme por las áreas grises en mi vida. Que Tu esperanza sea como un árbol perenne en mi corazón y en mi mente. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Romanos 15:13, Le pido a Dios, fuente de esperanza, que los llene completamente de alegría y paz, porque confían en él. Entonces rebosarán de una esperanza segura mediante el poder del Espíritu Santo. (NTV)

Recursos Adicionales

Servimos a un Dios que sabe exactamente lo que enfrentamos hoy, y nuestras circunstancias no le toman por sorpresa. En medio de la duda, queremos ofrecerte guías prácticas que te recuerden quién es Dios y te ayuden a mantenerte conectada con la Verdad que sólo se encuentra en Su Palabra.

De la preocupación a la alabanza es un devocional de siete días que te ayudará a encontrar paz cuando te sientas tentada a caer en pánico, luchar cuando el temor quiera arrastrar tu corazón hacia el peor escenario, y practicar la confianza en Dios ante circunstancias inciertas. ¡Descarga hoy tu copia gratis aquí!

Conéctate

Si tienes experiencia en traducción y te interesa ser una voluntaria en nuestro equipo de traducción en español de Proverbs 31 Ministries, por favor llena esta solicitud. ¡Queremos escuchar de ti!

Reflexiona y responde

¿En qué situación buscas esperanza hoy? Comparte tus pensamientos y peticiones de oración en los comentarios.

© 2021 por Sarah Geringer. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación