Devocionales

Evitando la trampa de la comparación

10 de mayo de 2021
Viendo Raquel que ella no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana y decía a Jacob: —¡Dame hijos; o si no, me muero! Génesis 30:1 (RVA-2015)

Todo comenzó inocentemente al mirar la foto de una amiga en Instagram.

Qué linda foto de ella y su esposo, pensé.

Empecé a pensar, mi esposo y yo también necesitamos tomar algunas fotos juntos.

Toqué el ícono del corazón en la pantalla y me desplacé hacia abajo.

Hubo un anuncio de nacimiento, seguido de otro toque y más desplazamientos.

Luego vino una casa nueva, una foto de un plato gourmet, una foto de cumpleaños, una foto familiar y un interminable suministro de imágenes “perfectas”. Inicialmente, había planeado simplemente publicar una imagen y luego dejar las redes sociales.

Desafortunadamente, una publicación se convirtió en una hora de toque, desplazamiento y comparación de mi vida con las vidas perfectas de los demás. Había sido absorbida de nuevo por el agujero negro de las redes sociales, obsesionada con las personas y sus vidas, en lugar de centrarme en la vida que Dios me ha dado.

Creo que esto también le pasó a Raquel, una mujer que conocemos en Génesis. Ella se encontró involucrada en una desafiante relación polígama con su esposo, Jacob, y su hermana Lea. Las relaciones polígamas eran más comunes en ese momento de la historia que ahora, pero en ninguna parte de la Biblia se mencionan de manera positiva.

La poligamia no fue el diseño original de Dios para el matrimonio, y como vemos en la historia de Raquel y Lea, tuvieron consecuencias desagradables. Aunque Jacob trabajó siete años para pedir la mano de Raquel, al llegar el momento de unirse a ella en santo matrimonio, Labán, su padre, le dio a Lea en su lugar.

Cuando Jacob descubrió que se había casado con la mujer equivocada, se enfrentó con vehemencia a Labán sobre su engaño. En consecuencia, Labán acordó darle a Raquel luego de siete años más de trabajo. Esto creó una situación polémica donde Raquel era amada y valorada, mientras que no era igual con Lea. Teniendo compasión por Lea, Dios abrió su útero. Sin embargo, Raquel no podía tener hijos.

La lucha de Raquel contra la infertilidad se vio agravada ya que veía frente a ella los embarazos y partos de su hermana y, finalmente, los piecitos de bebés a su alrededor. Mirando los comentarios de Raquel en Génesis 30:1, podemos ver el impacto que esto le causó: “Viendo Raquel que ella no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana y decía a Jacob: ‒¡Dame hijos; o si no, me muero!”

Son palabras intensas, pero los celos, la envidia y la comparación pueden producir emociones intensas en todas nosotras. Si bien los sentimientos de Raquel eran naturales, normales e incluso justificados, su lucha de comparación finalmente la atrapó.

Las palabras de Raquel en nuestro versículo clave indican que aquello en lo que ella se obsesionó impactó su actitud. Sus celos fueron influenciados directamente por su visión. Raquel no vio que su enfoque necesitaba fijarse en Dios en lugar de Lea o Jacob.

Desafortunadamente, los celos y la comparación la llevaron a pasar años compitiendo con su hermana. Perdió mucho tiempo que podría haber disfrutado de la vida que Dios le había dado.

Sin embargo, la vida de Lea estaba lejos de ser perfecta, a pesar de cómo Raquel la veía desde su perspectiva. Los hijos de Lea procedían de un matrimonio sin amor. Aunque bendecida con hijos, Lea tuvo que vivir sabiendo que ella no era la primera elección de su marido. De ese modo, experimentó la vida a la sombra de Raquel.

Esto es cierto para nosotras cuando nos obsesionamos con la vida de otras personas: no podemos ver el dolor que a menudo se oculta a la vista del público, escondido en lo profundo del corazón de esa persona. En algún momento de nuestras vidas, todas atravesaremos luchas relacionales, experiencias traumáticas, problemas económicos y pérdidas insoportables. Aunque es de humanos mirar a otras personas y formar suposiciones sobre sus vidas, debemos darnos cuenta de que ninguna vida es libre de dificultades.

Jesús es nuestra antídoto contra la comparación y los celos. Fijar nuestra mirada en Él nos ayuda a entregarnos a la realidad de que nuestras vidas no nos pertenecen. Nuestras vidas le pertenecen a Dios y Él utiliza tanto la alegría como la tristeza para pintar una hermosa imagen de quién es Él para la humanidad. Él es el Dios tanto de nuestros momentos perfectos como de nuestros momentos más dolorosos. Enfocarnos en Él nos fortalece para vivir la vida que se nos ha dado en lugar de enredarnos en la trampa de la comparación.

Amado Dios, gracias por la vida que me has dado. Mientras experimento tanto gozo como dolor, ayúdame a fijar mi mirada en Jesús y no en las vidas de los demás. Ayúdame a confiar y creer que estás creando una vida hermosa para mí que magnificará quién eres Tú. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Hebreos 12:2, Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. (NVI)

Recursos Adicionales

¿Disfrutaste el devocional de hoy? Si es así, aquí hay otros tres que puedes leer para ayudarte a evitar las trampas y las mentiras de la comparación.

¿Qué clase de mujer aprueba Dios? por Amy Carroll
Lo que ves, es lo que obtienes por Nicki Koziar
Cuando un chicle me enseña sobre gratitud por Meredith Houston Car

Conéctate

¡Gracias por leer nuestros devocionales en español! Cada devocional Ánimo para hoy se traduce al español con la ayuda de nuestro equipo de voluntarias. También ofrecemos una selección de nuestros libros y estudios bíblicos en línea en español. ¡Si tienes una amiga que pudiera beneficiarse de nuestros devocionales o recursos en español, comparte con ellas nuestra página web de devocionales!

Reflexiona y responde

¿Hay un área en tu vida en la que tiendes a compararte con las demás? ¿Cómo puedes evitar esta trampa de comparación al centrarte mejor en Jesucristo? ¡Comparte con nosotras en los comentarios!

© 2021 por Kia Stephens. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación