Devocionales

El antídoto para la postergación: valor piadoso

21 de mayo de 2021
Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno. 2 Corintios 4:18 (NVI)

¿Alguna vez has notado el ritmo hermoso de los corredores olímpicos?

Sus pasos mecánicos son tan impresionantes que es casi difícil creer que sean humanos. Sus ojos permanecen fijos como si cruzar la línea de meta fuera su único propósito en la vida. Ni el rugido de la multitud ni la conmoción al margen es suficiente para perder de vista la meta.

¡Qué disciplina! Esa disciplina me serviría en mi vida diaria. Imagínate estar tan centrada en la misión que nada podría interrumpir tu enfoque. Imagínate que la postergación no se infiltra en todo lo que te propones hacer.

A veces es la vida misma. Suceden cosas que nos hacen desacelerar, nos lastiman e incluso nos obligan a detenernos y presionar el botón de reinicio en todo lo que creíamos saber.

Sin embargo, a veces, no es la vida. No son las circunstancias. Solo somos nosotras.

En más de unos pocos días, he pasado demasiado tiempo en las redes sociales o he visto en exceso la mitad de una temporada de programas de televisión. Luego miro mi progreso con mis tareas diarias y me estremezco por la falta de productividad.

Después de un episodio momentáneo de vergüenza y culpa, me prometo a mí misma que lo haré mejor. Y por uno o dos días, lo hago. Sin embargo, no pasa mucho tiempo antes de que la postergación vuelva a mostrar su rostro horrible.

Probablemente hayas experimentado este mismo ciclo de planificación, postergación, fracaso, arrepentimiento. La verdad es que este ciclo continuará mientras lo dejemos … hasta que desarrollemos un poco de valor piadoso.

Si bien Dios es lleno de gracia y aprecia nuestros esfuerzos, ¿cuán maravilloso sería superar los hábitos que nos impiden alcanzar nuestro mayor potencial en Él?

Creo que, en el fondo, todas queremos eso. Entonces, ¿qué es este valor piadoso y de dónde lo obtenemos?

Primero, hablemos de valor. El diccionario Merriam-Webster lo define como “firmeza de mente o espíritu, valor inquebrantable ante las dificultades o el peligro”. ¡Solo eso podría ayudarme a dejar de desplazarme por Facebook y ocuparme de algunas prioridades!

Pero, ¿cómo hacemos esto de una manera que honre a Dios y no se centre en nuestra propia capacidad de ser disciplinadas?

Ahí radica la parte “piadosa”. Segunda Corintios 4:18 dice: “Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno”. Si nuestra motivación proviene solo de lo que nuestros ojos pueden contemplar, nos daremos por vencidas tan pronto como las cosas se vean sombrías. En cambio, podemos volvernos a Dios y usar Sus recompensas eternas como la razón de nuestra perseverancia.

En este versículo, Pablo estaba hablando de su ministerio y de cómo las luchas de esta vida no fueron suficientes para hacerlo renunciar. Eso es enorme viniendo de alguien que estaba siendo perseguido físicamente por difundir el evangelio. En el versículo 17, dijo: “Porque nuestra momentánea y leve tribulación produce para nosotros un eterno peso de gloria más que incomparable” (RVA-2015).

Lo que me sorprende aquí es la palabra “leve”. Cuando miramos la situación de Pablo, vemos que no había nada de leve en ella. Sin embargo, esa es la cuestión. No estaba mirando su situación. Como los corredores olímpicos se enfocan en su objetivo, Pablo tenía los ojos fijos en su eternidad. Él sabía que todo lo que experimentamos aquí en la tierra es leve comparado con la gloria que Dios tiene reservada para nosotras.

Por supuesto, no siempre se siente leve. Tenemos todas las razones terrenales para sentirnos tristes, para lamentar una pérdida o simplemente para pasar demasiado tiempo en Instagram después de un día largo. Sin embargo, si pudiéramos reunir el valor piadoso que tenía Pablo, veríamos que, si bien a veces tenemos todas las razones para rendirnos, absolutamente no deberíamos hacerlo.

Hay esperanza y futuro. (Jeremías 29:11) Todo lo terrenal es temporal. Eso es cada dolor en el corazón, cada decepción y cada momento abrumador que nos hace sentir que está bien posponer nuestro llamado por un día más. Si bien la mayoría de nosotras no hará todo lo que hizo Pablo, ministrar simplemente significa servir, y todas tenemos esa capacidad.

Se encuentra en la intersección de la gran gracia de Dios para con nosotras y nuestro compromiso ferviente con Él. Ahí es donde somos lo mejor de nosotras mismas. Y ese es el lugar del valor piadoso.

Dios, gracias por Tu paciencia en los días en que hago mucho menos de lo que podría. Ayúdame a desarrollar coraje piadoso y a hacer todo lo que me pides. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Gálatas 6:9, No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. (NVI)

Recursos Adicionales

¿Te has encontrado vagando, distraída fácilmente con la vida? ¿Parece que la vida no va según lo planeado? Todas hemos soportado temporadas como esta. En el libro de Lysa TerKeurst y el estudio bíblico en línea, No debería ser así, Lysa te ayudará a abordar y superar pensamientos, dudas e incluso preguntas sobre tu vida con el plan divino de Dios para ti. Para ver el estudio bíblico en línea, haz clic aquí. Para obtener tu copia de No debería ser así, puedes comprarla aquí.

Conéctate

¿Quieres más recursos traducidos al español? ¡Inscríbete para recibir notificaciones mientras ponemos a tu disposición más y más recursos de Proverbs 31 en español! Visita hoy nuestra página Aprende Más e inscríbete para obtener las actualizaciones más recientes.

Reflexiona y responde

¿Cómo detienes la postergación ? ¿Cuáles son tus versículos de referencia para mantener el coraje piadoso? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

© 2021 por Jasmine Williams. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación