Devocionales

¿Podría haber algo más en la vida cristiana?

24 de mayo de 2021
Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:4 (RVA-2015)

Hace unos años, mi esposo Bill y yo emprendimos una caminata a una cascada, con gran anticipación y entusiasmo.

Pero después de un par de horas en el calor, quedarme sin agua, mojarme los zapatos al cruzar un arroyo varias veces, navegar por medio de ramas de árboles caídos y escalar rocas enormes, quería darme por vencida.

Bill es del tipo de persona que dice «corre con el balón hasta la portería y no dejes que nada te detenga». Pero afortunadamente, accedió a regresar.

Un año después, hicimos esta caminata con otra pareja, y en ese mismo lugar, mi amiga dio un paso atrás y dijo: «¡Ay, no puedo atravesar estas rocas! ¿Qué tal si volvemos al auto?».

Recientemente, probamos la caminata por tercera vez. Cuando llegamos al muro de rocas, yo quería rendirme, ¡por tercera vez! Nos quedamos ahí en la senda. ¿Había realmente una cascada? ¿Tal vez se secó?

En ese momento, un excursionista se acercó. Grité: «¿llegó a la cascada? ¿cuánto falta? ¿vale la pena?».

Nos dijo que la cascada era increíble, ¡y estaba justo delante! Era el guía del sendero que necesitábamos para seguir adelante.

¡Y estoy contenta de que lo logramos! El rocío y el sonido del agua cayendo en cascada por el acantilado nos deleitó. La gracia de Dios refrescó mi alma mientras cada gota de agua fresca descendía y salpicaba en el estanque azul transparente en el fondo.

Nuestro viaje con Jesús es así. Eventualmente, nos cansamos, nos perdemos o nos desanimamos. Ya no podemos sentir el amor de Dios. Chocamos contra un muro, y nuestros sentimientos claman para volver a lo que es conocido y más fácil. ¡Pero hay una cascada de gracia justo delante!

A finales de mis treinta años, me desplomé en ese muro con fatiga de compasión por el cuidado de tantas personas heridas en mi ministerio. Incapaz de sacudir mis dudas y desánimos, perdí la confianza de que Dios realmente era bueno y amoroso.

¿Alguna vez has sentido que no puedes continuar? ¿O perdiste la esperanza de que realmente hay más para ti en la vida cristiana? En este último año de pandemia e inquietud social, he hablado con muchas personas que sienten estar contra un muro en su viaje de fe.

En el Salmo 23, este muro se llama el valle de sombra de muerte (v. 4). Aquí, las bendiciones del pastor son una cosa del pasado (vv. 1-3). Los pastos alegres y verdes se han vuelto marrones. Las aguas tranquilas se han secado. El frío ha marchitado nuestras flores. Lo que una vez fue fructífero en nuestro servicio a Dios ahora parece estéril. Lo que había estado funcionando en nuestro estudio bíblico y en la oración ahora parece fallarnos.

Para atravesar el muro, necesitamos probar algunos hábitos espirituales nuevos, como meditar en las Escrituras en silencio, ser emocionalmente honestas sobre nuestras preguntas de fe y nuestra angustia con una amiga, orar salmos de lamento para recibir la empatía de Dios y cultivar el anhelo por Dios.

Salmo 23:4 revela el secreto para sobrepasar el muro: Aunque ande en valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

En la analogía del pastoreo a lo largo de los seis versículos del Salmo 23, la vara y el cayado son símbolos de la protección y guía de Dios. Los pastores usaban estas herramientas para defenderse de los animales salvajes que amenazaban a las ovejas y guiarlas de regreso a los caminos correctos. No importa por lo que pasemos, la presencia, guía y protección de Dios como nuestro Buen Pastor son lo que finalmente nos llevarán más allá del muro y a la cascada de la gracia.

Cuando miramos a Jesús como nuestro guía en el camino del alma, Él nos ayuda a resistir la tentación de volver atrás. Nuestro Buen Pastor quiere guiarnos a través del valle oscuro para bendecirnos con una fiesta espiritual, una unción fresca y una copa rebosante (v. 5).

¡Hay una cascada de gracia por delante! En este lugar de abundancia, llegamos a saber que la bondad y la misericordia de Dios nos han estado persiguiendo todos los días de nuestras vidas (Salmo 23:6).

Querido Señor, fortaléceme para no rendirme ante el muro ni en ninguna prueba. Ayúdame a saber que estás conmigo, me amas y amas a los demás a través de mí. En el Nombre de Jesús, Amén.

Verdad para hoy

Juan 10:4, Cuando ya ha sacado a todas las que son suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque reconocen su voz. (NVI)

Como devocional patrocinado, las dos secciones siguientes pueden contener enlaces de contenido solo en inglés.

Recursos Adicionales

Descubre tus próximos pasos hacia una mayor intimidad con Dios mientras lees sobre cómo Kristi atravesó el muro de no sentir el amor de Dios en su libro, Viaje del alma: una guía práctica para el crecimiento emocional y espiritual por Bill y Kristi Gaultiere. Ellos despliegan su modelo probado de crecimiento emocional y espiritual a través de seis etapas de fe en CRISTO. Es un mapa de tu alma con Escrituras y prácticas de cuidado para el alma, diferentes en cada etapa, para ayudarte a crecer. ¡Ordena tu copia hoy!

Puedes encontrar videos gratuitos para grupos pequeños, notas de mensajes, listas de reproducción de canciones de adoración y más al visitar la pagina journeyofthesoul.org.

Conéctate

Comienza tu día con el aliento de Bill y Kristi a través de su blog, podcast, Facebook e Instagram del ministerio de Soul Shepherding. Además, puedes hablar con uno de los  Directores Espirituales Senior en su equipo para recibir empatía y orientación en tu viaje con Jesús.

Reflexiona y responde

¿Cuándo te has sentido espiritualmente seca o atascada? ¿Qué anhelas experimentar en tu vida con Jesús?

© 2021 por Kristi Gaultiere. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a Soul Shepherding y Revell, una división de Baker Publishing Group, por su patrocinio de la devoción del día de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación