Devocionales

Soy beneficiaria

30 de junio de 2021
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 (RVR1960)

Estaba lidiando con un remordimiento increíble por los fracasos pasados, el rumbo que había tomado mi vida en ese momento y mi falta de claridad para el futuro.

Durante días, me sentaba a llorar con incredulidad mientras reflexionaba sobre las cosas que había hecho. Conocía todas las “Escrituras del perdón”, pero parecía que no podía ponerme de acuerdo con la oferta de Dios de dejar el pasado en el pasado. Cargar el peso del remordimiento parecía un acuerdo más apropiado.

Mientras llevaba mis cargas, todavía necesitaba permanecer presente. Mi hija tenía que comer; era necesario lavar la ropa y pagar las facturas.

Un día, mi primo llamó. Había iniciado un nuevo negocio comercial vendiendo seguros y proporcionando asesoramiento financiero y necesitaba clientes. Preguntó si él y su mentor podían venir a practicar su presentación. «Claro, ¿por qué no?», respondí.

Durante nuestra conversación, su mentor habló sobre la gran oportunidad que tenía de reservar fondos para mi hija como beneficiaria. No había nada que ella tuviera que hacer. La declararía como mi beneficiaria y, a su debido tiempo, ella obtendría los beneficios.

Cuando cerré la puerta a nuestra conversación, fue como si Dios me tomara de los hombros, me sentara y me dijera: «Necesitamos hablar. ¿Escuchaste lo que dijo sobre ser un beneficiario? ¿Entiendes lo que significa ser un beneficiario? Así como piensas en dejar cosas para tu hija, así es conmigo. No solo lo pensé, lo hice. Dejé tesoros, promesas y regalos para Mis hijos. Ellos no tuvieron que trabajar para obtener esas cosas, pero tienen derecho a ello porque son Mis hijos y Mis beneficiarios».

Me quedé sin palabras. Más tarde, mientras estaba sentada en el estacionamiento del estudio de baile esperando que terminaran las clases de mi hija, repetí las palabras de Dios a una amiga. Mi amiga dijo: «Normalmente, uno tiene que morir antes de que su beneficiario tenga derecho a lo que ha dejado».

Entonces me di cuenta, como si lo oyera por primera vez: la muerte de Jesús selló el trato. Él se aseguró de que tú y yo tuviéramos acceso a Sus promesas así como un beneficiario.

Las lágrimas corrían por mi rostro, pero esta vez eran lágrimas de gratitud y no de remordimiento. ¿Cómo pude haber dudado de Su amor, el alcance de Su perdón o de Su gracia? “porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén… ” (2 Corintios 1:20, RVR1960). Cuando Su Palabra dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17), Él dice en serio cada palabra.

Cuando aceptas a Dios, nada en tu pasado le impide amarte. Te conviertes en Su beneficiaria y tienes acceso a todo lo que Él dejó en fideicomiso para ti. Dilo conmigo: «¡Soy una beneficiaria!»

Padre, que descansemos en el conocimiento de Tu perdón y gracia. Que nuestros ojos se abran a la medida de Tu amor y provisión. Recuérdanos que no somos una idea tardía, sino que antes de la fundación de la Tierra, Tú nos conociste y nos formaste. Por favor, aleja de nosotras todo lo que nos impide desarrollar una relación más profunda contigo. No dudes en interrumpir nuestros días con Tu Palabra o con un cántico sobre Tu bondad. Por todo lo que eres, Dios, gracias. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

Cuando decidimos seguir a Jesús, estamos tomando la mejor decisión de nuestra vida. Hay algunos días, meses y años que pueden hacernos cuestionar nuestra decisión, pero podemos recordar que Dios obra todo para nuestro bien porque Él nos ama y nosotras lo amamos. El mejor sí de Lysa TerKeurst, te ayudará a recordar el gozo y el deleite de vivir una vida como seguidora de Jesús. Este libro ayudará a:

• Curar la enfermedad de agradar a los demás, ayudándote a entender el mandato bíblico de amar a los demás.
• Vencer la agonía de las decisiones difíciles adoptando un proceso de decisiones basado en la sabiduría.
• Elevarte por encima de las demandas interminables y descubrir tu mejor sí hoy.

Para adquirir este libro, haz clic aquí.

CONÉCTATE

¿Has revisado la última colección en español en la librería Proverbs 31? Esta colección ha sido creada para brindar acceso directo a los recursos en español con los que contamos actualmente. Si aún no lo has hecho, haz clic aquí para ver la página de la nueva colección.

PROFUNDICEMOS

Efesios 3:20-21, Y a Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.  (NBLA)

Piensa en dónde te encuentras en tu trayecto espiritual. ¿Hay algo que puedas identificar que se está interponiendo en tu camino para aceptar plenamente tus derechos como hija del Rey? ¿Se lo entregarás al Padre hoy?

¿Cuáles son algunos de los beneficios de estar en una relación con Cristo que puedas compartir con los demás? ¡Déjanos saber en los comentarios!

© 2021 por Kassandra Haughton. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación