Devocionales

Penetrará nuestras almas, nos guste o no

6 de agosto de 2021
Reunirás a todos los hombres, mujeres y niños de tu pueblo, y a los extranjeros que vivan en tus ciudades, para que escuchen y aprendan a temer al SEÑOR tu Dios, y obedezcan fielmente todas las palabras de esta ley. Deuteronomio 31:12 (NVI)

Creo que tenía 8 años. Mi hermana y yo nos preparábamos para jugar afuera cuando mi madre nos advirtió: «Billy Graham estará en la televisión a las 7 de la noche».

Ugh ... ya sabía lo que eso significaba.

Nuestro tiempo de jugar se vería interrumpido. Tendríamos que terminar la tarea, ducharnos y cenar temprano... porque a las 7 p.m. íbamos a ver la cruzada de Billy Graham televisada a nivel nacional, nos gustara o no.

«Es demasiado aburrido. Sólo somos niñas», me quejaba. Pero mis quejas nunca resultaron.

Para demostrar mi punto de vista, mantenía mi compostura exterior de “estoy aburrida”… pero a los 10 minutos del sermón, el mensaje evangelístico sencillo de Billy Graham lograba infiltrarse en mi corazón y penetrar mi alma joven. Cada vez.

Treinta años después…

Es jueves, mi día libre habitual del trabajo. Mis hijos son pequeños y nos dirigimos a la casa de mis padres, a 45 minutos en automóvil. Mientras comienza a hablar uno de mis predicadores favoritos en la radio, mis hijos empiezan a quejarse. «Oh, mamá, ¿no podemos escuchar música? Esto es muy aburrido».

Les aseguro que se acabará en 15 minutos y que luego podrán escuchar su música.

Se callan, pero se ven increíblemente aburridos. Uno incluso parece quedarse dormido. No puedo evitar preguntarme si estoy haciendo lo correcto. ¿Espero demasiado de mis hijos a una edad tan temprana? Al fin y al cabo, sólo son niños.

En el capítulo 31 de Deuteronomio, Moisés sabía que sus días al frente de los israelitas estaban llegando a su fin, y que pronto pasaría el mando a Josué, su sucesor. Así que Moisés dio a toda la comunidad, niños incluidos, unas últimas instrucciones.

Reunirás a todos los hombres, mujeres y niños de tu pueblo, y a los extranjeros que vivan en tus ciudades, para que escuchen y aprendan a temer al SEÑOR tu Dios, y obedezcan fielmente todas las palabras de esta ley. Y los descendientes de ellos, para quienes esta ley será desconocida, la oirán y aprenderán a temer al SEÑOR tu Dios mientras vivan en el territorio que vas a poseer al otro lado del Jordán. (Deuteronomio 31:12-13, NVI)

Si alguien entendía la extremadamente corta duración de la atención de un niño, era Dios, el creador de la mente humana. Sin embargo, Dios quería que los niños escucharan la lectura de la ley. Quería que extrajeran todo lo que pudieran de la Palabra de Dios, y lo mismo ocurre hoy.

Ha pasado casi una década desde aquellos primeros viajes a casa de mis padres. Pero cada jueves, cuando los chicos están de vacaciones de verano, seguimos intentando ir allá.

Ahora, mi hijo menor va en el asiento del conductor mientras la radio suena…

«¿Mamá? ¿Te sigue gustando este predicador?»
«Sí, me sigue gustando», le respondo. «Es uno de mis favoritos».
«El mío también… escucho su podcast de camino a la escuela. Tiene una voz tan relajante».

No lo puedo creer.

¿Quiere decir que todos estos años, estaban escuchando? ¿Todo ese tiempo quejándose, y aún así algo se infiltró?

Amigas, Dios nos promete que Su Palabra no volverá vacía (Isaías 55:11). Y lo que hacemos por el Señor nunca es en vano (1 Corintios 15:58).

Siento que alguien por ahí necesita escuchar esto:
Sigue adelante, mamá.
Sigue así, amiga fiel.

Las semillas que plantes tendrán una cosecha. La Biblia es la Palabra de Dios. Puede parecer que nadie te escucha, pero continúa haciéndolo. La Palabra de Dios tiene una forma de infiltrarse en nuestros corazones y penetrar en nuestras almas… nos guste o no. (Hebreos 4:12)

Querido Padre celestial, gracias por perseguirnos. Te pedimos por nuestros seres queridos que tal vez no te conozcan o ni siquiera quieren conocerte. Te pedimos que penetres sus corazones a través de Tu Palabra como has penetrado nuestros corazones. Gracias por Tu dulce amor, que nos atrae hacia Ti. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿Has sentido alguna vez la abrumadora presión de ser madre? ¿Te has enfrentado a tantas preguntas sobre cómo criar y formar a tus hijos para que sean hijos o hijas de Cristo? El autor, pastor y orador Tony Evans tiene un libro que te ayudará a criar a tus hijos en los principios de Dios. En su libro Educando hijos del Reino, proporciona a los padres de familia herramientas sobre cómo formar a los niños en el poder de la oración, la sabiduría, el amor a la Palabra de Dios, el atravesar pruebas y muchos otros principios bíblicos que necesitarán para caminar en lo que Dios les llamó a ser. ¡Haz clic aquí para comprar tu copia del libro!

CONÉCTATE

¿Quieres más recursos traducidos al español? ¡Inscríbete para recibir notificaciones mientras ponemos a tu disposición más y más recursos de Proverbs 31 en español! Visita hoy nuestra página Aprende más e inscríbete para obtener las actualizaciones más recientes.

PROFUNDICEMOS

Romanos 10:17, Así que la fe viene del oír, y el oír, por la palabra de Cristo. (NBLA)

¿Recuerdas algún momento en el que la Palabra de Dios te tocó de una manera única? Tal vez fue a través de un sermón, un devocional o incluso una conversación. Quizás fue en un momento en el que menos esperabas escuchar a Dios. Por favor, comparte tus pensamientos o experiencias en los comentarios. ¡Nos encantaría saber de ti!

© 2021 por Binu Samuel. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación