Devocionales

Pero Jesús

18 de agosto de 2021
En mi angustia oré al SEÑOR, y el SEÑOR me respondió y me liberó. El SEÑOR está de mi parte, por tanto, no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal? Salmos 118:5-6 (NTV)

Recientemente, una amiga me contactó para ver cómo estaba porque me había notado, como dice ella, “muy callada últimamente”.

Ella sabe que cuando me callo, ya sea que no responda sus llamadas o no responda rápidamente a los mensajes de texto, significa que la estoy pasando mal. Normalmente me retiro y proceso mi dolor con Dios antes de compartirlo con los demás.

Esta es una amiga mía muy cercana, por lo que conoce las fortalezas y luchas únicas de cada uno de nuestros cinco hijos. Entonces, cuando me contactó por mensaje de texto para ver cómo estaba, le confesé que había estado callada durante varios días porque la maternidad había sido especialmente difícil últimamente, y le expliqué por qué me dolía el corazón por un hijo en particular. Pero antes de enviar mi mensaje de texto, concluí: “Pero Jesús”.

Esas dos palabras, “Pero Jesús”, son las que me dan consuelo en cada circunstancia dolorosa que no puedo controlar en la vida de mis hijos. Esas palabras me dan paz en cada decisión imprudente que toman mis hijos que no puedo deshacer, y en cada inseguridad en ellos que no puedo curar.

Jesús conoce los dones que les dio a mis hijos y los planes que tiene para ellos. Jesús conoce sus miedos, preocupaciones e inseguridades. Jesús conoce los errores que esconden y la vergüenza que se multiplica como resultado. Jesús sabe lo que depara el mañana, y no le sorprende su pecado, ni su santificación. Jesús conoce los baches en los que caerán, y conoce las historias que contarán sobre Su gracia que los rescató. Jesús no los abandonará. De hecho, ¡nadie está luchando más por mis muchachos que Él!

¿No es eso de gran ánimo? Oh, hermana, mientras escribo este devocional para nosotras, me estoy predicando un sermón completo.

No sé por lo que estás pasando con tus hijos. Puede que se sienta desesperante. Puede resultar abrumador. Puede sentirse desalentador y tu corazón puede estar rompiéndose. Entiendo todo eso. Todas las mañanas, después de dejar a mi hijo precioso de 5 años en su clase preescolar, pongo la música de adoración en mi automóvil y oro por los cuatro niños mayores que están lidiando con cosas muy reales que los llevarán a profundizar más su dependencia en Jesús o los tentarán a aprovechar más de Su gracia.

Esta práctica de volver a poner a mis hijos en las manos de su Padre celestial cada mañana me ayuda a liberarme de la carga de ser su todo. Estamos invitadas a llevar todas nuestras preocupaciones, miedos, cargas y presiones a nuestro Padre omnisciente y amoroso, que le encanta ayudarnos.

Cuando el peso de lo que atraviesan nuestros hijos se sienta demasiado pesado y duro, hagamos lo que hizo el salmista.

En mi angustia oré al Señor, y el Señor me respondió y me liberó. El Señor está de mi parte, por tanto, no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal? (Salmos 118:5-6)

Como el salmista, cuando invocamos al Señor, Él responderá y nos hará libres. Él está de nuestro lado mientras guiamos a los niños que Él nos ha confiado. Entonces, hermana, llámalo.

Nuestras oraciones por nuestros hijos (y con nuestros hijos) son inimaginablemente significativas. A través de la oración, nos asociamos con Dios en el trabajo que está haciendo en la vida de nuestros hijos.

Por supuesto, esto sin descartar el hecho de que hay cosas muy reales que debemos hacer y problemas muy difíciles que debemos resolver. ¡Se nos ha dado el Espíritu de Cristo para ceñirnos y guiarnos a medida que avanzamos! En ninguna parte de las Escrituras leemos, “Solamente ora”, ¿verdad? Pero continuamente se nos recuerda que este es el mejor lugar para comenzar y el mejor lugar al que podemos regresar si anhelamos ser madres en la libertad de Cristo y la confianza en la gracia de Dios.

Padre Celestial, ayúdanos a ser madres con las manos abiertas y orar con corazones confiados, recordando que eres soberano sobre todo, eres bueno con nosotras y con nuestros hijos, y hay gracia abundante y gran poder para aquellos que invocan Tu Nombre. En el Nombre de Jesús, Amén.

Recomendamos

¿Alguna vez has sentido la presión abrumadora de ser madre ante tantas preguntas sobre cómo criar y entrenar a tus hijos para que sean hijos de Cristo? El autor, pastor y orador Tony Evans tiene un libro que te ayudará a criar a tus hijos sobre los principios de Dios. En su libro Educando hijos del Reino, brinda a los padres herramientas sobre cómo entrenar a los niños en el poder de la oración, la sabiduría, el amor a la Palabra de Dios, superar las pruebas y muchos otros principios bíblicos que necesitarán para caminar en lo que Dios los llamó a ser. ¡Haz clic aquí para comprar tu copia del libro!

Conéctate

¿Te ha gustado leer los devocionales en español Aliento para el día de hoy? ¡Considera compartirlos con tu hermana, madre, hija o amigas! Nuestro deseo es hacer correr la voz acerca de nuestros recursos en español al compartir la Palabra de Dios y crear una comunidad entre hermanas en Cristo. ¡Gracias por ser partícipe en todo esto!

Profundicemos

1 Pedro 5:10-11, Y, después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables. A él sea el poder por los siglos de los siglos. Amén. (NVI)

¿Qué miedos o cargas pesadas tienes hoy con respecto a tus hijos? Trae cada uno de esos temores y preocupaciones específicamente ante el Señor hoy, y pídele que te dé el poder de ser madre en la seguridad de Su gracia.

¡Nos encantaría saber de ti! En los comentarios, comparte tus pensamientos sobre el devocional de hoy.

© 2021 por Jeannie Cunnion. Todos los derechos reservados.

Proverbs 31 Ministries agradece a HarpeCollins Christian Publishing por su patrocinio de la devoción de hoy.

Haz click aquí para ver nuestra política sobre los enlaces de terceros.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación