Devocionales

Sin invitación

19 de agosto de 2021
Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. Santiago 4:8a (RVA-2015)

La fiesta sonaba increíble. La gente, que había oído que iba a ir, es fácil de tratar, increíblemente divertida y todos tienen unas habilidades tremendas en la cocina. Y cuando vi la invitación colgada en la nevera de una amiga, sonreí ante la brillantez creativa.

El único problema fue que no recibí una invitación.

Había revisado mi buzón durante días.

Cada vez que bajaba por el camino de la entrada con las manos vacías, aseguraba a mi corazón hundido que, como vivimos en el campo, mi correo siempre lleva uno, dos o siete días de retraso con respecto al de los demás. No es gran cosa.

Pero tres días antes de la fiesta, cuando aún no había llegado la invitación, se me acabó la seguridad. Perdí el ánimo en mi carrera. Y me di cuenta de que, de hecho, no me encontraba en la lista de invitados.

Más tarde, ese mismo día cuando me encontré con una de las anfitrionas, solté el equivalente a una patada de ahogado: «¿Qué planes tienen ustedes este fin de semana?».

Y entonces me sentí tan apenada como el mariscal de campo que ve cómo el equipo contrario aprovecha lo que habría sido su momento estelar y lo convierte en una intercepción.

Ella respondió: «Tenemos planes con amigos la mayor parte del fin de semana, pero nos encantaría ponernos al día con ustedes el domingo, después de la iglesia».

Y fue entonces cuando me golpeó la más dura de todas las realidades.

No era que se olvidaran de invitarnos. No estábamos en el círculo de amigos entre quienes hacen “planes de fin de semana”. Inmediatamente, el pensamiento que saltó sobre mí y se adhirió con tenacidad de pegamento fue: no soy lo suficientemente buena.

Sonreí y le dije que vería si tal vez podría ese día. Quiero decir que comprobarlo era crucial porque nuestra agenda estaba repleta de todo tipo de planes urgentes con Netflix. Y, oye, para emocionarnos, siempre podemos adelantarnos al papeleo de la declaración de impuestos que se vencería en cuatro meses.

No quería sentirme patética, pero esa era la realidad.

La escuela secundaria había llegado como una visita no deseada, trayendo consigo todos los sentimientos extraños envueltos en la idea de que no soy lo suficientemente buena.

Pensé seriamente que, a estas alturas de mi vida adulta, esos sentimientos no serían más que un vago recuerdo en mi pasado lejano.

Entonces, ¿por qué sigue siendo una opción para una mujer adulta como yo, sentirse como la niña solitaria de secundaria a la que nunca invitaron al baile?

Como tuve mucho tiempo para pensar ese fin de semana, no dejé de reflexionar sobre esa afirmación que tenía en mi corazón: no soy lo suficientemente buena. Y finalmente, a la última hora de la noche del sábado, tuve un pequeño descubrimiento.

Ser lo “suficientemente buena” es una afirmación terrible. Nadie quiere que sus amigos le digan: «Bueno, es decir, eres lo suficientemente buena». Nunca querría que mi jefe o mis hijos me dijeran: «Eres lo suficientemente buena». Ningún niño querría que sus padres le dijeran: «Eres lo suficientemente bueno».

Absolutamente no.

Somos más que suficientemente buenas. Dios nos hizo para ser personas increíbles que aprenden y exploran y crean y dan y deleitan y aman. Nos hizo llenas de potencial y propósito. Él metió toda Su maravilla dentro de nosotras para que pudiéramos ayudar a otras a encontrar que nuestro Dios es maravilloso.

Nos hizo tender la mano, no retroceder.

Nos hizo creer lo mejor antes de asumir lo peor.

Nos hizo para dar libremente la gracia, dándonos cuenta de que nosotras mismas la necesitamos desesperadamente.

Nos hizo para añadir bondad, ver lo bello, y descansar en la seguridad de Su amor generoso por nosotras.

Nunca jamás, ni por un segundo, Dios nos miró y dijo: «Mi meta para ella es que simplemente sea lo suficientemente buena».

Así que, no me invitaron a la fiesta. Decidí ver ese regalo de tiempo como una invitación especial del Señor para estar con Él.

Soñar con Él. Ser amada por Él. Ser mimada por Él. Ser sostenida por Él. Santiago 4:8a dice: “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.” Todo lo que tengo que hacer es acercarme a Él, y Él se acercará a mí.

¿Me gustaría que me invitaran a la próxima fiesta? Por supuesto.

Pero incluso si no es así, pasar una noche con el Señor es bueno. Muy bueno. Mejor que suficiente.

Porque con Jesús, estoy siempre a salvo. Siempre soy aceptada. Siempre soy sostenida. Completamente amada y soy siempre invitada.

Querido Señor, muchas gracias por Tu amor. Un amor que siempre acoge. Un amor que no rechaza ni deja de invitar. Hoy elijo descansar y deleitarme en la verdad de Tu amor. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿Te has sentido ignorada o menospreciada? Lysa TerKeurst también ha tenido algunas experiencias personales de sentirse rechazada que comparte en su libro Sin invitación. En este libro, ofrece esas experiencias con la esperanza de ayudar a las mujeres a:

  • Dejar de sentirse excluidas, creyendo que incluso cuando los demás te pasan por alto, eres elegida por Dios.
  • Saber exactamente qué orar durante los próximos 10 días para estabilizar tu alma y restaurar tu confianza en medio del rechazo.
  • Superar los dos miedos principales que alimentan tus inseguridades al entender el secreto de pertenecer.

Si quieres que te recuerden un amor que nunca te rechazará sino que siempre te invita, ¡puedes comprar el libro aquí!

CONÉCTATE

Mantente al día con las últimas novedades de Lysa TerKeurst visitando su sitio web e Instagram.

PROFUNDICEMOS

Apocalipsis 3:20, Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. (NVI)

¿Hay alguna situación en tu vida que te haya hecho sentir que no eres invitada? ¿Cuáles son algunas formas específicas en las que puedes recordar a tu corazón esta semana que eres amada por Dios con un amor que nunca puede ser mermado, empañado, sacudido o arrebatado?

¡Comparte tus pensamientos en los comentarios!

© 2021 por Lysa TerKeurst. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación