Devocionales

¿Quién decide qué es difícil?

9 de septiembre de 2021
Y que el Dios de la paciencia y del consuelo les conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme a Cristo Jesús, Romanos 15:5 (NBLA)

A menudo escuchamos en las noticias y las redes sociales las historias que la gente comparte sobre las cosas difíciles por las que están pasando. Tengo que admitir que a veces quiero poner los ojos en blanco ante lo que la gente dice que es “difícil”.

Pero recientemente, Dios me recordó una experiencia que tuve cuando mi familia residía en Fort Polk, Louisiana. Mi esposo fue parte de la invasión a Irak y no sabíamos cuándo regresaría a casa. No sabíamos si volvería a casa.

Tenía una posición de liderazgo en un ministerio de mujeres que sirve a cónyuges de militares. Una mañana, estaba en el patio con nuestras hijas cuando sonó mi teléfono. Cuando respondí, una voz suave al otro lado de la línea dijo: «Hola, Tracy. No me conoces. Mi nombre es Susan. No sé a quién más llamar, pero necesito oración».

Le contesté: «Sí, por supuesto, ¡cuando quieras! ¿Cómo puedo orar por ti?»

Ella dijo: «Acabamos de mudarnos aquí y sé que muchos esposos están desplegados en Irak. Mi esposo acaba de irse por dos semanas de servicio temporal al Pentágono. Tengo un niño de 2 años y un recién nacido, y realmente estoy nerviosa.”

Inmediatamente, pensé, su esposo se ha ido por solo dos semanas ‒ todavía está en los Estados Unidos y nadie le está disparando. ¡¿En serio?! ¡Ni siquiera he hablado con mi esposo en casi tres meses!

Afortunadamente, el Espíritu Santo se apoderó de mi boca antes de que pudiera decir algo insensible o cruel. Entonces el Espíritu Santo se apoderó de mi corazón. ¡Lo que esta mujer estaba experimentando era difícil! Dos semanas sola en un lugar nuevo con un niño de 2 años y un recién nacido, eso, definitivamente es difícil.

Lo que se considera “difícil” en nuestras vidas no se puede comparar.

Así que obtuve la información de contacto de la madre joven y la invité a algunos eventos para niños, que pensé que ella disfrutaría y donde podría conectarse con otras mujeres. Luego oré por ella mientras hablábamos por teléfono. La contacté unos días después. Cuando terminé la llamada ese día, me di cuenta de esto:

No me corresponde a mí decidir qué es lo difícil. Solo necesito amar a los demás a través de sus dificultades.

Tal como dice Romanos 15:5, debemos tener el “mismo sentir” hacia los demás que Cristo tiene hacia nosotras: uno de gracia, amor y comprensión. “Y que el Dios de la paciencia y del consuelo les conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme a Cristo Jesús.” (Romanos 15:5).

No importa por lo que estemos pasando; nuestras situaciones actuales pueden ser muy difíciles y simplemente lo son de diferentes maneras. La pandemia afectó a las madres de maneras diferentes. Para mí fue fácil cuando nuestra hija universitaria regresó a casa de la universidad para vivir con nosotros temporalmente. Para una madre soltera puede ser difícil el hecho de que ahora tiene a sus hijos en casa sin niñera y no puede ir a trabajar. Eso es difícil pero no podemos estancarnos en lo difícil. No podemos permitir que todo nuestro enfoque esté en lo difícil. Pero podemos amarnos y animarnos mutuamente a través de las dificultades y, de hecho, eso es exactamente lo que somos llamadas a hacer.

Padre Celestial, por favor abre mis ojos a los desafíos que otras personas a mi alrededor están experimentando. Dame la actitud de Cristo hacia ellas y el deseo de amarlas bien. En el Nombre de Jesús, Amén.

RECOMENDAMOS

¿Sabes cuánto poder hay en las palabras que dices? Como dice Proverbios 18:21, “En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto”. Como mujeres, nuestras palabras pueden utilizarse para animar, apoyar y edificar a nuestros hijos, esposos y amigos en todas las etapas de la vida. En el libro de Sharon Jaynes, El poder de tus palabras mujer, ella proporciona las herramientas para cada mujer que desee usar sus palabras para construir en lugar de derribar, para alentar en lugar de desalentar, para animar en vez de burlarse. Es para todas las que desean tener más control sobre esa poderosa fuerza llamada la lengua. Haz clic aquí para adquirirlo.

CONÉCTATE

¿Has revisado la colección en español más reciente en la librería de Proverbs 31? Esta colección ha sido creada para proveer acceso directo a los recursos en español que tenemos actualmente. Si aún no lo has hecho, haz clic aquí para ver la página nueva de la colección.

PROFUNDICEMOS

Juan 13:34-35, »Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros». (NVI)

Gálatas 6:2, Ayúdense a llevar los unos las cargas de los otros, y obedezcan de esa manera la ley de Cristo. (NTV)

¿Conoces a alguien que esté pasando por una clase de dificultad diferente a la tuya? ¿Cómo puedes amar bien a esa persona? Comprométete a comunicarte con ella en las próximas 24 horas. ¡Y comparte tu experiencia en los comentarios a continuación!

© 2021 por Tracy Dougherty. Todos los derechos reservados.

Estamos agradecidas a nuestras voluntarias por su trabajo realizado en la traducción de este devocional al español. Conócelas aquí.

Únete a la conversación